Fridman, principal accionista de DIA.

Zed: Anticorrupción sube la presión al máximo contra Mikhail Fridman

stop

El fiscal José Grinda, tras analizar los últimos informes policiales que implican a Fridman en el caso Zed, se empeña en que el empresario declare en España

Madrid, 18 de septiembre de 2019 (04:55 CET)

Quienes han seguido la quiebra de Zed y la supuesta implicación de Mikhail Fridman, actual propietario de la cadena de supermercados DIA, para supuestamente derribar la compañía y comprarla a precio de saldo coinciden en que es un auténtico rompecabezas. Pero, pese a la infinidad de nombres de implicados y hechos descritos, el fiscal anticorrupción José Grinda, con más de tres años de investigación y seguimiento del caso, está cada vez más convencido de que el magnate ruso fue una pieza fundamental en la caída de la compañía española.

La última demostración llegó hace menos de 24 horas. En un nuevo escrito, Grinda se oponía a que el magnate ruso declarara desde Londres, pese a que se acogía a motivos médicos. El motivo de su postura es muy claro: no descarta pedir prisión provisional o bajo fianza tras tomar declaración el próximo 7 de octubre a Fridman, a quien se le imputan cuatro delitos, entre ellos los de corrupción en los negocios, insolvencia punible, administración fraudulenta y maquinación para alterar precios.

"A la vista de las manifestaciones realizadas por la defensa del señor Fridman en su escrito del 5 de septiembre de 2019, interesa que se dé traslado a la clínica médico forense de la declaración médica aportada", reclama el fiscal en un documento fechado el pasado 14 de septiembre.

La clave de la insistencia de Grinda, que ya se opuso a que Fridman declarara como testigo  — primera petición que hizo el empresario tras ser imputado — , es que da mucha validez al nuevo informe policial, que data del pasado mes de julio y que completa el que las fuerzas y cuerpos de seguridad ya elaboraron en 2017.

En dicho documento, realizado desde la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UCDEF), se concluye que, a diferencia de lo que alegó la anterior defensa de Fridman, hay "numerosos datos" que indican que el empresario "ostenta, en el marco del periodo investigado, el poder fáctico y directo".

Las claves del documento: confesiones 

Para entender las acusaciones es necesario recapitular y resumir primero qué sucedió en Zed. Su fundador, Javier Pérez-Dolset, se asoció con un grupo de empresarios rusos ligados a Vimpelcom, participada por Fridman, durante la expansión internacional de la empresa tecnológica.

A pesar de vivir unos buenos años de crecimiento, Dolset denunció irregularidades de sus socios, lo que supuso, siguiendo siempre la versión del directivo, unas nefastas consecuencias: se urdió un plan para someter a la compañía a una asfixia financiera, con el objetivo de intentar comprarla después a un precio irrisorio, por debajo de su valor de mercado.

Pérez Dolset, fundador de ZED. EFE/Javier Lizón

Pérez Dolset, fundador de ZED. EFE/Javier Lizón

Parte de las pruebas de lo sucedido, recabadas y aportadas por Dolset, aparecen en este nuevo informe, al que Grinda da tanta validez hasta el punto de convertirse en el detonante para imputar a Fridman y llevarle a declarar. En él se describen una serie de actuaciones que la policía ve lo suficientemente acreditadas como para considerar que el dueño de DIA era consciente de todo lo que sucedió. "La mercantil española conocida como Grupo ZED y en último término sus accionistas han sido víctimas de una serie de acciones concatenadas que han producido un perjuicio patrimonial", apuntan en sus conclusiones.

Para deducir esto ponen de manifiesto algunos indicios, como son las confesiones de los propios implicados. El primer nombre que aparece es el de uno de los principales directivos de Vimpelcom, una de las sociedades que tuvo "un papel angular y fundamental en todo el foco del ataque y conflicto hacia la filial española". Su nombre es Vladimirovich Kudryashov y ante el Departamento de Seguridad e Interior y el del Tesoro de Estados Unidos, en una entrevista libre y voluntaria, aseguró que consiguió su cargo en Vimpelcom fue por "encargo" de Fridman.

"No es cuestión baladí que la figura que entonces representaba Kudryashov hubiese sido nombrada, en la sombra, por Fridman, puesto que tal movimiento no hace otra cosa que fundamentar desde la base cómo éste tiene todas las capacidades sobre lo que en torno a la mercantil rusa acontezca", señala el informe. "Kudryashov ha tenido un papel fundamental en todo el ataque ejecutado contra la filial española, postulándose a las órdenes absolutas de Fridman", añaden.

Dinero retenido y correos electrónicos

Otro de los nombres que aparece en el informe de la UCDEF es el de Naumovich Turovetskyi, quien sería abogado de Vage Engibaryan, persona de confianza de Fridman. La policía, tratando de argumentar cómo hubo una asfixia financiera a la que los socios rusos sometieron a Zed, explica que Turovetskyi decidió en 2013 postergar la devolución de los dividendos que le correspondían a la filial española de Zed hasta noviembre de 2014, una acusación desconocida hasta el momento.

Turovetskyi, cosiderado en el informe consultado como "uno de los manejadores de las irregularidades halladas en las conclusiones de un forensic de Pwc", habría retenido durante más de un año y medio fondos que ascienden a 21 millones de rublos (unos 525.000 euros al cambio).  

A todo ello hay que sumar una serie de correos electrónicos y mensajes cruzados a través de la app de mensajería instantánea iMessage (Apple) entre directivos y responsables de Zed, en los que Fridman aparece citado bajo otros nombres. Los nombres más frecuentes bajo los que se enmascara la identidad de Fridman en las conversaciones interceptadas son Misha, MF o the Big Boss (el gran jefe), lo que, a juicio de los investigadores, desmontaría la coartada de que el empresario era ajeno a todo lo que sucedía en la compañía. 

Fridman y Grinda, más que roces

Las últimas novedades en el caso Zed, con la oposición de Grinda a que Fridman declare por videoconferencia desde Londres por motivos de salud, se une a una lista de desencuentros con el fiscal. Tras la petición de imputación al juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, y los escritos de la anterior defensa del magnate, se ha abierto una disputa entre el fiscal y el empresario.

La anterior defensa de Fridman fue contundente contra el escrito de la policía. "El informe de la UCDEF del 18 de julio de 2019 – como ya ocurría con el de 11 de mayo de 2017 – contiene varias referencias a un supuesto y tenebroso “poder” del Sr. Fridman sobre Vimpelcom que no se ajustaban ni se ajustan a la realidad y que sirven de base al escrito del Ministerio Fiscal de 1 de agosto de 2019".

La anterior defensa de Fridman, sobre el informe de la policía: "Contiene referencias a un supuesto poder que no se ajustan a la realidad"

Fue algo que no sentó bien a Anticorrupción, que contestó: "Se realiza por la citada defensa una serie de afirmaciones parciales lindantes con la mala fe tanto respecto de las instituciones del Estado". El abogado del magnate, según Grinda, realizó un escrito de defensa "con una especial desconsideración, que no pasa inadvertida, respecto de la Ministerio Fiscal y la Policía Nacional, que actúan en la justicia como de la configuración del objeto procesal".

"Es obvio que no ha existido un análisis completo de nuestro escrito, cuando no ni siquiera una lectura del mismo", respondía Grinda a la primera petición de Fridman al juez instructor García Castellón, cuando solicitó comparecer como testigo y no como imputado.

El fiscal también atacó al dueño de DIA porque, a su juicio, mentía cuando hablaba de que quería colaborar con las autoridades: "El escrito que se presentó en Fiscalía en noviembre de 2017 no fue de colaboración con la justicia (página 4, del recurso) sino en propio interés del Sr. Fridman. Ello es legítimo, pero no es colaboración con la justicia".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad