BBVA descarta la vía turca, la apuesta de Onur Genç

La dirección de BBVA, que discrepaba sobre la compra del Sabadell, afronta también dividida la opción de tomar el 100% de Garanti, por ahora descartada

BBVA se siente muy cómodo con su posición en Turquía”. Así de contundente respondió una portavoz del banco que preside Carlos Torres acerca de la posibilidad de apostar por crecer en su filial turca, Garanti, tras descarrilar la fusión con Banc Sabadell.

Las discrepancias son evidentes en el seno de la entidad de origen vasco, tanto en la cúpula directiva como en el consejo de administración. Lo eran con respecto a la compra del Sabadell y lo son ahora en relación a qué pasos seguir y a si apostar por Turquía, un país que tampoco es una balsa de aceite.

Estas diferencias tienen sobre todo un nombre y un apellido: Onur Genç, ni más ni menos que el consejero delegado de la entidad. El número dos de Torres nunca vio clara la operación con el banco que preside Josep Oliu y, de hecho, apenas dos días después de anunciarse que ambas entidades mantenían negociaciones, dijo públicamente que BBVA estudiaba otras opciones.

Sus declaraciones sorprendieron pues suponía echar agua al vino de unas negociaciones muy esperadas. Desde el BCE hasta el Frob están urgiendo más fusiones y este aviso dejó atónitos a algunos, pues llama la atención que si BBVA quería un acuerdo con el Sabadell, su CEO despreciara esta opción.

Onur Genç tenía otra operación en la cabeza. El Sabadell suponía más exposición a España y a pymes, con el riesgo que eso supone, y tomar un banco británico, TSB, que solo ha dado disgustos a Oliu. Por ello, apostaba por Turquía, según publicó El Economista.

La intención del consejero delegado era comprar el 100% de Garanti, que ya controla con el 50%, lo que costaría aproximadamente lo mismo que el Sabadell, unos 2.000 millones. Sin embargo, tampoco entraña muchas ventajas. La situación política en el país no es la más favorable y, a diferencia de en España, en Turquía no podría aplicar sinergias como lo habría hecho de fusionarse con el banco catalán.

Por ello, ahora mismo la vía turca, si bien se ha estudiado, ahora mismo tampoco genera consenso en la cúpula de BBVA ni convence a Carlos Torres pese a ser la apuesta de su mano derecha. Tampoco le urge al banco ir de compras.