Diez consejos de la OCU para pagar menos impuestos en España

La Organización de Consumidores y Usuarios recuerda diez trucos para efectuar antes de que termine el año y pagar menos en la declaración de la renta de 2023

Dinero en metálico. Pixabay.

Dinero en metálico. Pixabay.

Quedan pocas semanas para que acabe el año y la Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, ha publicado diez consejos a implementar antes del 1 de enero de 2023 para pagar menos impuestos en la próxima declaración de la renta. Según la organización, es ahora, antes de que termine el año, cuando se debe aprovechar para las deducciones autonómicas; para informar de cambios en la situación familiar o para cambiar salario en metálico por salario en especie exento.

Recuerda que para efectuar los siguientes trucos, es muy importante conservar todos los justificantes de los gastos deducibles, como son los recibos de pago de cursos y las pruebas de las donaciones, entre otros.

1. Deducciones autonómicas

Las deducciones fiscales a las que se puede optar varían en cada comunidad autónoma. Por ejemplo, en Andalucía se contempla una deducción por ayuda doméstica y enseñanza de algún miembro de la familia; por gastos jurídicos como defensa jurídica laboral y donaciones; y por alquiler y compra o rehabilitación de vivienda.

Muchas deducciones autonómicas se conceden si el contribuyente no excede ciertos límites de ingresos. Si los superas, puedes reducir tus ingresos, teniendo gastos deducibles o solicitando retribuciones exentas para poder aplicar la deducción.

2. Cambios en la situación familiar

Es relevante informar al empleador de cualquier cambio en la situación familiar: si nace un hijo, si te divorcias, si hay una discapacidad… «La cantidad de retención a cuenta del IRPF depende, entre otras cosas, de las circunstancias familiares y así conseguirás que sea lo más ajustada posible», detalla la OCU.

3. Cambio de cobro del salario

La organización recomienda obtener parte de tu retribución como salario en especie para ahorrar impuestos. Esto es debido a que algunas retribuciones como los seguros sanitarios para el trabajador, su cónyuge y sus hijos; los vales de comida, los cheques de transporte y guardería, entre otras, están exentas de pagar IRPF.

4. Gastos relacionados con el trabajo

Si pagas cuotas sindicales o cuotas a un colegio profesional o si has tenido un pleito laboral y has pagado honorarios al abogado y procurador, esos gastos se deducen de los ingresos del trabajo, por lo que se paga menos por ellos.

5. Donativos

Las donaciones deducen, y si las haces siempre a las mismas entidades, más. Si haces donativos a ONG, fundaciones y entidades sin ánimo de lucro, puedes deducir un 80% sobre los primeros 150 euros, y un 35% sobre lo que exceda de esa cantidad (ese porcentaje sube al 40% si es el tercer año que donas a la misma entidad y cada donación ha sido igual o superior a la del año anterior).

6. Deducciones de vivienda

OCU recomienda aprovechar si tienes deducción fiscal por compra de vivienda habitual, amortizando la hipoteca antes de que acabe el año. En concreto, detalla que si compraste tu casa antes de 2013, podrás deducir el 15% de lo pagado para comprar la vivienda, sobre un máximo de 9.040 euros.

Lo que fiscalmente interesa es amortizar anticipadamente una cantidad que llegue hasta ese límite para así aprovechar íntegramente la deducción. Las comisiones por cancelación anticipada que cobran algunas entidades también son deducibles dentro de los 9.040 euros.

7. No vender la vivienda hasta los 65 años

Si tienes 65 años o más y vendes tu vivienda habitual, la ganancia que obtendrás de la transmisión estará libre de impuestos. Si la vivienda está a nombre de los dos cónyuges, ambos deben ser mayores de 65 años, ya que de lo contrario solo estaría exenta la ganancia correspondiente al cónyuge que tenga esta edad. La exención se puede aplicar aunque se haya dejado de residir en la vivienda habitual, pero eso debe haber pasado como máximo dos años antes de la transmisión.

8. Arrendadores

Si eres propietario de un inmueble en alquiler, puedes deducir de la renta sujeta a IRPF los gastos hechos para obtenerla: IBI, anuncios, agencia, seguros, comunidad… También son deducibles los gastos de reparación y conservación y los intereses de préstamos para la compra o mejora del inmueble, pero sin que puedan generar un rendimiento negativo.

Repasa los gastos deducibles, incluida la amortización, y si al final del año observas que tu rendimiento será positivo, puedes adelantar a diciembre algunos gastos deducibles para rebajar tu próximo IRPF.

9. Aportaciones al plan de pensiones

Las aportaciones de hasta 1.500 euros a un plan de pensiones recortan la factura del IRPF, aunque aportar a planes de pensiones puede no interesar a todos los contribuyentes.

No es aconsejable para aquellos que obtienen rentas exclusivamente de alquileres de inmuebles, de productos bancarios o de ganancias derivadas de transmisiones patrimoniales, ya que este tipo de rentas no se reducen por aportar a planes de pensiones.

Sí es una opción interesante para los que obtienen rentas que provienen del trabajo, de actividades profesionales/empresariales y de alquileres de inmuebles (siempre que además tengas rentas de los dos tipos anteriores).

10. Compensar pérdidas y ganancias

Si durante 2022 has obtenido ganancias con la venta o donación de bienes y a su vez acumulas pérdidas en otras inversiones, una forma de ahorrar en tu próxima declaración es materializar esas pérdidas para poder compensarlas con las ganancias, y viceversa.

No obstante, la OCU recomienda que no dones bienes que generen pérdidas o rendimiento de capital negativo en el IRPF porque Hacienda no permite su compensación. Además, si vendes acciones o participaciones de fondos con la intención de compensar la pérdida que genere la venta este año, debes esperar dos meses para volver a adquirirlos.

Avatar