España mantiene a 272.190 trabajadores en ERTE

La Seguridad Social registró en agosto 271.190 personas en ERTE que no computan en las cifras de paro, aunque se trata del nivel más bajo desde el inicio de la pandemia

El mercado laboral español ha logrado romper con la estacionalidad en el mes de agosto, tradicionalmente para el empleo por el fin de los contratos de verano, al registrar su mayor caída mensual en un mes de agosto, con 82.583 desempleados menos, hasta los 3.333.915 de desempleados.

Sin embargo, esta cifra no incluye a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), ya que en la definición de paro registrado no se tienen en cuenta como desempleados.

La Seguridad Social registró 272.190 personas protegidas por un ERTE a 31 de agosto, según los datos provisionales recogidos por el organismo, por lo que el número de trabajadores en ERTE asociado a la Covid-19 se sitúa de esta forma en el nivel más bajo desde el inicio de la pandemia, pero si se añaden a la cifra de parados el nivel de desempleados supera los 3,6 millones de personas.

Han salido ya el 92% de acogidos al mecanismo

Estos instrumentos, diseñados para ayudar a las empresas y proteger el empleo, llegaron a proteger a más de 3,6 millones de trabajadores en su punto más alto en 2020, lo que significa que ya han salido de esta situación más del 92%.

Respecto al último día de julio, se ha producido un descenso de 59.296 personas en ERTE si se tiene en cuenta la fecha de notificación, mientras que por fecha de alta, el descenso es de 15.216 personas .

De las 272.190 personas en ERTE al cierre del mes, 84.064, una de cada tres, estaban suspendidas a tiempo parcial. De media en agosto, ha habido 277.905 personas en ERTE.

Dos tercios con exoneraciones a la Seguridad Social

Del total de trabajadores en ERTE registrados el último día de agosto, cerca de dos tercios (176.582) estaban en alguna de las modalidades de ERTE que se pusieron en marcha a partir del 1 de octubre de 2020, prorrogadas hasta el 30 de septiembre de este año, y que conllevan exoneraciones a la Seguridad Social.

Dentro de ellas, 116.520 personas están incluidas en ERTE de sectores ultraprotegidos y su cadena de valor, otras 54.158 personas en ERTE de limitación y 5.904 en ERTE de impedimento. Todas las modalidades han terminado el mes de agosto con la cifra más baja desde que comenzó la pandemia.

Fuera de estas modalidades, ya sin exoneraciones, hay otras 95.608 personas que siguen en ERTE de fuerza mayor o ETOP.

El secretario de Estado de Seguridad Social y Pensiones, Israel Arroyo, ha indicado en la rueda de prensa para valorar los datos de empleo y afiliación de agosto que no hay una explicación de por qué ese volumen de trabajadores sigue inactivo más allá de la decisión “legítima” de los empresarios. 

En todo caso ha apuntado que si una empresa decide mantener a un trabajador en ERTE es porque tiene “perspectivas e intención de reactivarlo”, por lo que se trata de una “buena noticia” para esos trabajadores que pierden su prestación por desempleo, y ha recordando que los trabajadores pueden entrar y salir de estos mecanismos. 

Concentración sectorial y geográfica

De las 100 actividades económicas, dos, en concreto servicios de comidas y bebidas (65.373 trabajadores en ERTE) y servicios de alojamiento (39.091), concentran el 38% de los trabajadores protegidos por un ERTE, siendo el sector de la hostelería y el turismo el más afectadoo por las restricciones de la crisis.

El número de trabajadores en ERTE supone el 1,8% de los afiliados del Régimen General (sin sistemas especiales) con una gran concentración sectorial. En concreto, el sector de agencias de viajes y operadores turísticos es el que más trabajadores mantiene bajo este instrumento de protección, con un 35% de los afiliados del sector; seguido de transporte aéreo (15,5%); actividades de juegos de azar y apuestas (12,96%) y servicios de alojamiento (11,6%).

A nivel geográfico, más de una decena de provincias bajan ya del 1% de sus afiliados en ERTE. Entre ellas, Cuenca (0,77%), Huelva (0,77%), Huesca (0,79%) Castellón (0,81%), Guadalajara (0,83%), Murcia (0,86%) y Lleida (0,87%).

Las provincias de Canarias y Baleares siguen siendo las que más trabajadores, protegidos concentran por el impacto en el turismo, a pesar de la disminución durante agosto. En concreto, Las Palmas es la provincia con más trabajadores en ERTE (6,31% de sus afiliados), seguida de Santa Cruz de Tenerife, con un 5,50%, y Baleares, con un 4%.