El Gobierno estudia prorrogar con cambios la bonificación al combustible al prever «turbulencias»

La vicepresidenta Nadia Calviño confirma que se estudia ya la prórroga y que el tope al precio del gas para abaratar la luz llegará "en las próximas semanas"

Calviño

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. EFE/Rodrigo Jiménez

Posible prórroga con cambios. El Gobierno está estudiando la prórroga de la bonificación de 20 céntimos al litro de combustible incluida en el Plan de respuesta a la guerra de Ucrania con posibles cambios al prever «turbulencias» en los mercados internacionales que sigan manteniendo los precios de la gasolina altos.

El precio de la gasolina se ha ‘comido’ ya 11 de los 20 céntimos de la bonificación aprobada, motivo por el que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) está supervisando para cotejar que dicha ayuda está llegando a los consumidores y no se la están absorbiendo los operadores para aumentar sus márgenes.

En este contexto, la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha señalado en una entrevista en La Ser que hay que hacerse a la idea de que en los próximos meses va a continuar una situación de «turbulencias» en los mercados internacionales.

Por ello, ha remarcado la importancia de la ‘excepción ibérica’ que fija el límite máximo al precio del gas en los mercados eléctricos porque permitirá bajar el precio de la luz inmediatamente, una vez que Bruselas autorice «pronto» el tope y el real decreto se convalide en el Congreso «en las próximas semanas», y dar seguridad de que en 12 meses no habrá sorpresas si se producen situaciones de alzas importantes.

En paralelo, ha confirmado que el Gobierno está empezando el análisis para ver «en qué medida se prorroga o modifica» la bonificación de 20 céntimos al combustible con el objetivo de apoyar a las familias y sectores que utilizan el transporte de una forma más intensa, y de tratar de conseguir un efecto más positivo para moderar la inflación.

Días atrás Calviño amenazó con retirar esta bonificación si se demostraba que las operadoras no estaban trasladando del todo la bonificación para ayudar a los consumidores.

La inflación, la principal preocupación

Precisamente Calviño ha indicado que la «principal preocupación» económica del Gobierno en la actualidad es la inflación, sobre todo porque en el ámbito energético al estarse trasladando parcialmente al precio de del resto de bienes, aunque ha apuntado que según los organismos como el Banco de España se producirá una rápida desaceleración en la segunda parte del año y volverá al entorno del 2% en 2023.

«El objetivo a batir es la inflación» ha remarcado Calviño, quien ha instado a»no sacar citas de contexto» y ofrecer una «visión de conjunto» de la marcha y las perspectivas de la economía, tras los titulares sobre las palabras del director general de Economía y Estadística del Banco de España, Ángel Gavilán, en las que sostenía que España era de las grandes economías del euro que «peor» lo han hecho en materia económica.

La vicepresidenta ha subrayado que se espera un crecimiento «muy fuerte» este año, con un consenso de analistas de entre el 4% y el 4,8% y un crecimiento medio para el periodo 2021-2023 por encima del 4%, junto a resultados «extraordinarios» en el mercado de trabajo y unos datos de afiliación de mayo que serán «muy positivos».

Por otra parte, sobre las bajas de reglas dolorosas incluida en la Ley del Aborto ha sostenido hoy que son «muy positivas», después de que la semana pasada afirmase que el Gobierno no aprobaría «ninguna medida que estigmatizase a las mujeres».

En cuanto a la eliminación o rebaja del IVA a los productos de higiene menstrual ha confirmado, tal y como dijo su compañera María Jesús Montero, que se abordará más adelante en un debate presupuestario y se articularán «los instrumentos más útiles para avanzar», si bien con el anteproyecto de la Ley del Aborto ya se garantiza el acceso a estos productos en centros educativos, penitenciarios y sociales.

Por último, también ha mostrado su disconformidad y «pena» por los «debates de mujeres contra mujeres» y ha defendido la necesidad de «acabar con la prostitución, la esclavitud del siglo XXI», tras haber retirado el PSOE la enmienda encaminada a ello por la presión de sus socios.

En cualquier caso, ha defendido el debate dentro de la coalición de Gobierno. «El debate dentro de un gobierno es normal y deseable, es lo que aporta los textos normativos; pero no hay que llevarlo a un debate de batalla».