El Gobierno planea moderación salarial para los funcionarios

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, liga la subida de sueldos de los funcionarios al acuerdo salarial de patronal y sindicatos para el sector privado

María Jesús Montero y Pedro Sánchez./ EFE

María Jesús Montero y Pedro Sánchez./ EFE

Declaración de intención de cara al pacto de rentas promulgado por el Gobierno. Moncloa quiere ligar la subida de los salarios de los funcionarios para el año 2023 a incluir en los nuevos Presupuestos a dicho pacto, por lo que Hacienda tratará de consensuar con los sindicatos de Función Pública el alza salarial de los empleados públicos con moderación salarial y según lo que acuerden patronal y sindicatos para el sector privado.

Fuentes gubernamentales confirman a Economía Digital que el Ministerio de Hacienda y Función Pública dirigido por María Jesús Montero no abordará en principio la subida salarial con los sindicatos del área pública hasta que la patronal y los sindicatos no acuerden el alza salarial en los convenios en el marco del V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), caducado desde 2020.

Aunque en Moncloa no tienen ningún «mínimo ni tope establecido» por ahora al no haberse ni siquiera iniciado los contactos, sí admiten que en el momento actual de incertidumbre y alta inflación a priori se abogará por la «moderación salarial» para el sueldo de los empleados públicos, en línea con el pacto de rentas defendido para «repartir el coste del impacto de la guerra», tras años de pérdida de poder adquisitivo acumulada.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, fue explícito ayer al dejar claro que la revalorización de las pensiones del año que viene se producirá con arreglo al IPC, tal y como habían adelantado los ministros José Luis Escrivá, Nadia Calviño o María Jesús Montero y marca la ley tras la reforma de pensiones aprobada por el Gobierno, pero sacó de esta ecuación al salario de los funcionarios al ligar la subida de sueldos de los empleados públicos al acuerdo salarial de patronal y sindicatos para el sector privado.

En este sentido, recordó que ahora mismo sindicatos y empresarios están negociando el acuerdo de rentas, en el que además de salarios recordó que se tiene que hablar de dividendos, de reparto de beneficios por parte de grandes empresas. «En función de ello veremos cuál es la evolución y la negociación que se articula respecto a los trabajadores públicos«, desveló. La intención es esperar a que patronal y sindicatos cierren el acuerdo para los salarios en convenio en torno al mes de mayo y, a continuación, en torno a junio, abordar la subida para los funcionarios del año que viene con los sindicatos.

Pérdida de poder adquisitivo este año: posible alza del 2% en 2023

Con todo, fuentes gubernamentales insisten, en línea con lo defendido por Sánchez, en que el alza de los precios es «coyuntural, no estructural», según las previsiones de los organismo internacionales, por lo que se espera una bajada «muy abrupta» de la inflación de 2022 a 2023, de forma que descienda del 7,5% calculado para este año al entorno del 2% en 2023, según el Banco de España.

Ese podría ser un nivel en el que se situase un primer planteamiento de subida salarial a los funcionarios, avanzan desde el Gobierno, si bien puntualizan que «no hay nada claro aún» y todo dependerá de cómo evolucionen los precios tras la medida de desacople del precio del gas de los precios mayoristas de electricidad una vez Bruselas dé su visto bueno.

De cualquier forma, lo que sí parece seguro es que no se llevará a cabo una subida salarial mayor del nivel que marcase un IPC «normal», es decir, la subida que verán los empleados públicos será similar o incluso el mismo nivel que el IPC en caso de que se consiga disminuir con el plan de respuesta, las medidas energéticas y el pacto de rentas, pero si sigue disparada la inflación no se alcanzarán esos niveles de revalorización de sueldos.

Tampoco está previsto añadir décimas de subida para compensar por la pérdida de poder adquisitivo acumulada. Sin ir más lejos, el Gobierno incorporó en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022 un incremento del sueldo de los funcionarios del 2% cuando preveía una inflación bastante inferior a la que finalmente se va a producir, que según algunos organismos rondará entre el 6,8% (Funcas) y el 7,5% (Banco de España) de media.

Esta pérdida de entre 4,8 y 5,5 puntos porcentuales de poder adquisitivo de los funcionarios se sumará a la registrada los años anteriores. Un estudio de (CSIF) concluye que en el periodo 2010-2020 acumularon una pérdida de poder adquisitivo media de entre el 12,9% y el 17,9% desde entonces. CCOO y UGT estima que con las subidas de los últimos años la pérdida ronda el 8%.

Los sindicatos presionarán por un acuerdo plurianual

Ante la escalada de los precios desde el pasado verano y ante la previsión de una mayor pérdida de poder adquisitivo, los principales sindicatos del área pública –CSIF, CCOO y UGT– llevan reclamando desde diciembre al Gobierno negociar un pacto de subida plurianual de salarios para los empleados públicos en aras de poder recuperar progresivamente el poder adquisitivo perdido.

CSIF reivindica un acuerdo a varios años que contemple una recuperación progresiva de la estructura salarial previa a 2010, que equipare las retribuciones entre administraciones y un Plan de recursos humanos para reforzar las plantillas donde sea necesario.

Al mismo tiempo, UGT Servicios Públicos aboga también por un pacto a varios años que permita recuperar poder adquisitivo, con el fin de no estar sujetos a cambios de la economía más a corto plazo y teniendo en cuenta que antes de que se firmara el anterior acuerdo los empleados públicos habían perdido más de 13 puntos de poder de compra. CCOO coincide y pide un alza mínimo del 3%.

La difícil negociación referente en el sector privado

La posible referencia del alza salarial en el sector privado aún está lejos de cerrarse, pero fuentes próximas al diálogo social adelantan que el incremento para este año previsiblemente será de entre el 3% y el 3,5%. Las últimas propuestas realizadas antes de Semana Santa contemplaban, en el caso de CEOE, una subida máxima del 8% en tres años: incremento del 3,5% este año, del 2,5% en 2023 y del 2% para 2024 y según la situación del sector y la empresa, en línea con la moderación de la inflación prevista para este periodo.

Los sindicatos en cambio planteaban subir los salarios del 3,4% este año, un 2,5% en 2023 y un 2% en 2024 a revisar con la inflación, pero unido a otro alza extra para recuperar la pérdida de poder adquisitivo, resultante de la inflación media y el cierre de subida salarial del año, de forma que este podría recuperarse el 50% del diferencial entre ambos parámetros, un 25% en 2023 y otros 25% en 2024, y para 2025 el esquema vincula el alza al dato del IPC de diciembre de 2024 más un 0,25 % adicional.

Es decir, los sindicatos proponen repartir el impacto de la inflación de este año en varios ejercicios las subidas podrían ser del 3,4% este año, un máximo del 3% el año que viene y un 2% los dos años siguientes más el adicional que se registrase en función de la inflación de 2022 y 2023. CEOE rechaza la inclusión de cláusulas de revisión salarial y alerta de posibles efectos de segunda ronda.

Los últimos datos publicados por el Ministerio de Trabajo reflejan un alza medio de los salarios pactados en convenio del 2,36% hasta marzo, una décima más que en febrero y casi un punto por encima del promedio de 2021 (1,47%), pero muy lejos del IPC (9,8% en marzo). Además, casi un millón de trabajadores cuenta con un alza salarial pactado para este año del 5,7% de media.

Eso sí, la mayor parte los convenios registrados hasta marzo no cuentan con cláusula de revisión salarial para evitar pérdidas de poder adquisitivo, ya que de los 1.892 convenios contabilizados, sólo 304, es decir, el 16% del total, contaban con una cláusula de garantía salarial y de ellos, 231 contemplan que esta se aplique con efectos retroactivos. Los convenios que recogen cláusula de revisión afectan a más de 1,43 millones de trabajadores, el 29,1% del total,