La fuga de empresas se acelera en Cataluña

Cataluña ha perdido 170 empresas en el primer semestre del año, frente a las 162 compañías que ha sumado la Comunidad de Madrid

La fuga de empresas en Cataluña se acelera en lo que va de año

La fuga de empresas en Cataluña se acelera en lo que va de año

La fuga de empresas en Cataluña se disparó con motivo de la celebración del referéndum ilegal de independencia en Cataluña el 1 de octubre de 2017 y aunque más tarde se moderó, en lo que va de año el goteo de empresas que se han trasladado desde la región a otras comunidades, lejos de cesar, se ha acelerado.

En total, Cataluña ha perdido 170 empresas en el primer semestre, casi las mismas que por el contrario ha sumado la Comunidad de Madrid a su tejido productivo, al añadir 162 empresas nuevas hasta junio, según datos elaborados por Economía Digital a partir de datos del Colegio de Registradores.

Este es el sado final resultante de las 564 confirmaciones de traslado inscritas en el registro de destino.en Cataluña entre enero y junio, por encima de las 394 compañías que decidieron instalarse en la región catalana en el primer semestre.

Lo cierto es que el número de empresas que han trasladado su sede social fuera de la región es mayor en el caso de la Comunidad de Madrid, ya que se marcharon 853 empresas hasta junio, si bien la región madrileña acogió a 1.015 nuevas compañías, por lo que en el cómputo total suma un saldo positivo de 162 empresas, frente al negativo de 170 de Cataluña.

La fuga se acelera en lo que va de año

Además del saldo negativo en el traslado de sedes sociales de empresas, los datos reflejan que estos cambios se han ido acelerando a lo largo del año, ya que mientras que en el primer trimestre Cataluña perdió 79 empresas, en el segundo trimestre la cifra ha aumentado a 91. Eso sí, en el caso de Madrid la ganancia de empresas nuevas también ha disminuido de un trimestre a otro, al pasar de un saldo positivo de 97 compañías a solo 65, tal y como se refleja de los datos actualizados.

Entre enero y marzo se marcharon de la región catalana 254 empresas, que se elevaron a 310 en el segundo trimestre, si bien la llegada de empresas también ha repuntado, pasando de 175 empresas entre enero y marzo a 219 llegadas entre abril y junio.

En el caso de Madrid sucede algo similar, ya que hasta marzo se marcharon 401 empresas y en el segundo trimestre 452, al tiempo que ha ido atrayendo a un mayor número de compañías, al recibir 498 y 517 en el primer y segundo trimestre, respectivamente.

En lo que respecta a otras regiones, Andalucía, tercera en número de traslados y llegadas, ha pasado de ganar 24 empresas en el primer trimestre del año a perder 31 entre los meses de abril y junio.

Elecciones catalanas e indultos

Lo cierto es que en la variación de los traslados de sede social de las empresas en la distintas regiones varía mucho en función de la casuística de cada región, su contexto político, sus normativas y la situación económica del país, en este caso con un primer semestre aún muy marcado por la crisis sanitaria de la Covid-19 y los efectos económicos de las restricciones de la cuarta y quinta ola.

De hecho, en el primer trimestre del año se registraron un total de 1.401 confirmaciones de traslado inscritas en el registro de destino a nivel nacional, una cifra que se intensificó en el segundo trimestre al repuntar un 11,4%, hasta los 1.561 traslados.

La celebración del referéndum ilegal de independencia en Cataluña el 1 de octubre de 2017 marcó un antes y un después para la actividad empresarial en Cataluña al desatar un periodo de incertidumbre agravado con la declaración unilateral de independencia, lo que provocó desde entonces un goteo constante de fugas de empresas que abandonaron la comunidad para asentarse en otros puntos de España.

Esta situación se ha ido prolongando los años sucesivos al 1-O y aunque durante el ejercicio 2020 y lo transcurrido del año 2021 la crisis de la Covid-19 afectó también a los traslados de sedes, lo cierto es que se sigue constatando una incesante fuga de empresas desde la región catalana.

El incremento de esta fuga de empresas coincide con varias fechas clave en el escenario político, dado que en el intervalo en el que se han disparado las salidas se han producido las elecciones autonómicas de Cataluña del 14-F que se saldaron de nuevo con una victoria de las formaciones independentistas, al tiempo que se produjo el anuncio por parte de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, del adelanto de los comicios en Madrid para el 4 de mayo, en los que salió vencedora.

Además, el Gobierno aprobó en junio nueve reales decretos del Ministerio de Justicia por los que se conmutan parcialmente las penas de prisión a los nueve presos independentistas del “procés” condenados por sedición y malversación.

Los indultos beneficiaron al exvicepresidente Oriol Junqueras; los exconsellers Jordi Turull, Räul Romeva, Joaquim Forn y Josep Rull; el exlíder de la ANC y actual secretario de JxCat, Jordi Sànchez; el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart; la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell; y también a la exconsellera Dolors Bassa.

Sánchez estudia incentivos a las empresas para su retorno

Ante esta contexto, tal y como adelantó Economía Digital, el Gobierno de Pedro Sánchez estudia incentivos para que las empresas que se marcharon del territorio regresen para iniciar un nuevo “ciclo económico” que dé “estabilidad” a la región. El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, es su principal aliado.

Se trata de una tercera fase dentro de los planes de Moncloa que se llevará a cabo, según fuentes gubernamentales, tras la celebración de la mesa de diálogo, prevista para el mes de septiembre.

Con este fin, el Ejecutivo lleva meses en contacto con las patronales, entre ellas Foment del Treball, para convencer a las compañías e iniciar una etapa de normalidad que permita invertir en Cataluña y recuperar competitividad y grandes firmas.