Los transportistas meten presión al Gobierno para arrancar la negociación

Este lunes las ministras de Asuntos Económicos, Hacienda y Transportes se reunirán con el Comité Nacional de Transporte por Carretera, pero no han convocado a la plataforma organizadora de la huelga de estos días

Un centenar de camioneros ha protagonizado este viernes una marcha lenta de cabezas tractoras por diversas vías de la comarca barcelonesa del Baix Llobregat y posteriormente se han concentrado en la Zona Franca, durante la quinta jornada de huelga de transporte en protesta por el alto precio de los combustibles. EFE/Quique García

Los transportistas, que cumplen este domingo su séptima jornada de huelga, mantienen su presión con marchas lentas por algunas carreteras del país y con encuentros en las plazas de los pueblos a la espera de ser recibidos por el Gobierno, algo que de momento no parece que vaya a suceder.

De momento, el Gobierno solo se ha reunido con el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC) para tratar de dar solución al encarecimiento de los carburantes, consecuencia del alza del precio del petróleo por la guerra en Ucrania, pero no lo han hecho con la minoritaria Plataforma en Defensa del Sector del Transporte de Mercancías por Carretera Nacional e Internacional que ha organizado la huelga y que no está representada en el CNTC.

Este lunes, las ministras de Asuntos Económicos, Hacienda y Transportes se reunirán por segunda vez con el CNTC, pero de nuevo, no convocaran a la Plataforma organizadora de la huelga, que dice sentirse «ninguneada» por el Gobierno.

El CNTC reclama al Presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, que adopte medidas económicas «inmediatas» para reducir el impacto del incremento del precio de los carburantes en el sector y que se garantice el derecho al trabajo de los transportistas que han decidido no secundar la protesta.

Tras una semana de paro del transporte por algunas carreteras del país, sus repercusiones se están sintiendo ya en el sector agrícola, pesquero, al sector industria, entre otros, con problemas en la cadena de suministros de algunos productos que puede provocar desabastecimiento.

«A partir del lunes, ciertos productos con origen en Almería o en el Levante, como cítricos y hortalizas, comenzarán a escasear» debido a los problemas en origen, aseguraba este domingo en declaraciones a Efe el presidente de la asociación de mayoristas de fruta y verdura de Mercabilbao, Gorka Moreno.

Las pérdidas en la cadena alimentaria en la primera semana de huelga del transporte ascienden a 600 millones y está poniendo en riesgo 10.000 puestos de trabajo, según un comunicado remitido por las patronales del sector del consumo.

De hecho, este domingo, decenas de miles de personas del mundo rural del país se han manifestado en Madrid en defensa del sector, gravemente perjudicado por la pandemia del covid-19, el precio de los costes energéticos y de las materias primas, la sequía, la guerra en Ucrania y el paro de transportistas.