El Gobierno adelanta a este jueves la reunión con los transportistas ante el desabastecimiento

El Gobierno se reunirá este jueves con el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC) para alcanzar un acuerdo con los transportistas dados los problemas de abastecimiento, aunque no está programado ningún encuentro con las patronales que secundan el paro

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez. EFE/ Raúl Caro.

El Gobierno ha adelantado a este jueves la reunión con el Departamento de Mercancías del Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC), la organización mayoritaria del sector, para tratar de cerrar un acuerdo ante los problemas de desabastecimiento que se están sufriendo ya en el sector alimenticio, gasolineras y otros áreas, aunque no está programado por ahora ningún encuentro con la «minoría radical» que convoca el paro ni patronales que lo secundan.

Fuentes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana confirman a Economía Digital la celebración de una nueva reunión con el CNTC este jueves en aras de cerrar un acuerdo, un día antes de la reunión inicialmente prevista para este viernes en un contexto de diez días consecutivos de paro de camioneros que está agravando los problemas de abastecimiento.

«El Ejecutivo está plenamente comprometido con el sector del transporte. En esta nueva reunión abordaremos de forma concreta y definida medidas eficaces y mantendremos el diálogo con los legítimos representantes del sector el tiempo que sea necesario, porque tenemos la firme voluntad de alcanzar acuerdo«, señalan desde el departamento que dirige Raquel Sánchez, cuyas medidas se plasmarán en el marco del Plan Nacional de respuesta a la guerra de Ucrania que el Gobierno aprobará el próximo 29 de marzo.

La propia ministra ha confirmado en una interpelación en el Congreso de la convocatoria de esta nueva reunión el jueves para abordar esas «soluciones concretas y definidas», con el fin de concretar el acuerdo alcanzado ya el lunes con el CNTC que incluía bonificaciones en el precio del gasóleo profesional por importe de 500 millones de euros, a financiar por el Estado mediante los Presupuestos y una parte por las petroleras.

Este mismo miércoles el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha asegurado durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso estar «convencido» de que se alcanzará un acuerdo con el sector del transporte por carretera para «amortiguar» el alza de los precios del combustible, en plena movilización con el paro sectorial.

La principal medida del acuerdo del lunes pasa por la aplicación de mayores bonificaciones por medio del denominado ‘gasóleo profesional’, la bonificación fiscal que recibe el sector del transporte y aplica al impuesto de hidrocarburos, una iniciativa que se acordó que se terminaría de concretar el viernes tras el Consejo Europeo de este jueves y viernes, si bien las circunstancias han obligado a adelantar la reunión. El Ejecutivo también ha prometido ya la devolución del gasóleo profesional a nivel mensual, en vez de trimestralmente, y la publicación semanal del índice de variación del gasóleo profesional.

No se reúne con la plataforma convocante

A pesar de la reunión de este jueves con el CNTC, la patronal mayoritaria representante del 80% del sector, el Gobierno no se ha reunido hasta la fecha ni está previsto por ahora reunirse con la asociación minoritaria Plataforma para la Defensa del Sector de Transporte de Mercancías, la convocante de los ya 10 días de paros y protestas que están afectando al suministro de bienes.

De hecho, a esta plataforma se han sumado tres grandes federaciones nacionales de transportistas (Fenadismer, Fetransa –integrada en ATA– y Feintra), que decidieron desde el lunes continuar con el paro de forma indefinida ante la falta de concreción de las ayudas, hasta tanto no sean detalladas las medias urgentes y efectivas que requiere el sector para «salir de la ruina».

Además de los camioneros, los taxistas y conductores de vehículos de alquiler, ambulancias y autobuses de transporte no regular se han sumado a las protestas y acudirán a la manifestación del próximo domingo en la ciudad de Madrid, ante el alza de los precios de la energía que está ahogando a los transportistas.

Desde el Ejecutivo siguen sin reconocer a la plataforma convocante y la ministra insiste en que se reunirá con los representantes «legítimos» de los transportistas (CNTC) al ser lo «lógico», tras calificarlos al inicio de las movilizaciones como «una parte minoritaria de ultras, en muchos casos de ultraderecha, que están utilizando actos de violencia para reivindicar».

El presidente de la plataforma convocante de los paros, Manuel Hernández, exige al Ejecutivo que dialogue directamente con ellos para tratar de alcanzar una salida al conflicto que pueda poner fin al paro sectorial y considera que las propuestas del Gobierno se dirigen a satisfacer las necesidades de las grandes patronales pero no las peticiones de los transportistas movilizados, ya que, según sus cálculos, les llegarían 150 euros al mes frente a los 2.000 euros de más que están gastando por el alza de los combustibles.

Según Raquel Sánchez, la gran mayoría de reivindicaciones de la plataforma convocante ya se recogen el real decreto-ley aprobado el pasado 1 de marzo tras el acuerdo alcanzado con el CNTC el pasado 17 de diciembre que, entre otras medidas, incluía la reducción del tiempo de espera de dos horas a una hora a partir de la cual se puede reclamar a los clientes el tiempo de estar parados, la prohibición de carga y descarga a los conductores o el refuerzo de la inspección de transporte para luchar contra el fraude y la competencia desleal.

También se recogía la inclusión obligatoria en todos los contratos de transporte de la cláusula de revisión de precios por la variación del precio del combustible aplicando la fórmula que aprueba la Administración, un código de buenas prácticas mercantiles o un estudio para analizar la viabilidad de aplicar la cadena alimentaria en relación a los costes de producción y el impulso de subvenciones para construcción y adecuación de aparcamientos seguros con servicios disponibles por 20 millones de euros.

Se agrava el desabastecimiento

Lo cierto es que los 10 días consecutivos de paro sectorial de los camioneros están provocando problemas de abastecimiento en toda la geografía española en supermercados, gasolineras, bares, concesionarios y otros sectores e industrias que se están viendo directamente afectados por la movilización.

De hecho, el número de empresas que paran de forma temporal la producción. en sus fábricas como consecuencia de la huelga del transporte es cada día mayor, como es el caso del Grupo Calvo, Cuétara, Azucarera o Coren, al tiempo que otras muchas compañías, como Danone, Heineken, Estrella Galicia o Mahou San Miguel han advertido de que tendrán que sumare a ello alertando de la inminente ruptura de suministros que puede acabar provocando el paro en horas.

Y parece que el conflicto podría perdurar si las medidas que consensúe el CNTC con el Gobierno siguen sin convencer a los huelguistas y la plataforma convocante del paro. Hasta este miércoles la Policía Nacional y la Guardia Civil han detenido a más de 60 personas e investigado a 455 desde el inicio de la huelga del transporte.

Todo esto coincide con un malestar que se extiende a cada vez más sectores por la presión de unos precios energéticos disparados y agravados por la guerra en Ucrania, que ha provocado ya el tercer día de amarres de la flota española ante el paro convocado por la Federación. Nacional de Cofradías Pesqueras (FNCP) en protesta por los problemas de rentabilidad. El Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se reúne este miércoles con las organizaciones del sector pesquero para consensuar medidas que palien la crisis por el repunte del gasóleo.