Patronal y sindicatos alcanzan un preacuerdo para poner fin a la huelga del metal

Los negociadores pactan una subida salarial del 2% hasta 2022 y se garantizan una actualización de los sueldos en función de la inflación, pero el texto debe ser ratificado primero por los trabajadores

Reunión de la mesa negociadora sobre la huelga del metal. EFE/ Raúl Caro.

La huelga de la industria del metal en la provincia Cádiz tiene los días contados. Los representantes de la patronal y de los sindicatos han llegado a un preacuerdo para poner fin a los paros indefinidos en el sector, después de nueve días marcados por las movilizaciones en las calles que han dado a la protesta un carácter nacional.

El pacto se produjo a última hora de la noche del miércoles en la cuarta reunión negociadora que mantenían en Sevilla los portavoces de la Federación de Empresarios del Metal de Cádiz (FEMCA) con los representantes de los dos sindicatos mayoritarios del sector (CCOO y UGT). Sin embargo, el texto deberá ser ratificado ahora por los trabajadores en las asambleas.

El punto clave para desencallar el conflicto laboral ha estado en el salario de los trabajadores del metal, que se incrementará un 2% con efectos retroactivos desde el 1 de enero de 2021. El dinero pendiente de los nueve primeros meses del año se abonará entre los meses de noviembre y de diciembre para cumplir con el objetivo a cierre del año.

Más allá de este aumento, patronal y sindicatos se han comprometido a seguir revisando las tablas salariales para ajustarlas a la inflación. Se actualizarán los sueldos mediante una ecuación que tendrá en cuenta el 80% de la subida del Índice de Precios al Consumo (IPC) durante los próximos tres ejercicios.

Todos estos cambios deberán ratificarlos ahora los empleados del sector, que desde primera hora de la mañana acuden a sus respectivos centros de trabajo para votar el preacuerdo. El texto no incorpora todos los objetivos fijados por los representantes sindicales al inicio de la negociación, por lo que el visto bueno sigue en el aire.

No recoge todo en absoluto de lo que perseguíamos. Por supuesto tampoco recoge las pretensiones de la patronal”, expuso a la salida de la reunión el secretario de UGT-FICA en el Campo de Gibraltar, José Manuel Rodríguez Saucedo.

El fin de la huelga da oxígeno al Gobierno

El fin de la huelga será un alivio para los trabajadores del sector después de nueve días de intensas manifestaciones, que han provocado varios enfrentamientos con los agentes de la Policía desplegados en Cádiz. Pero también llegará como un balón de oxígeno para el Gobierno de Pedro Sánchez, ya que había provocado un nuevo rifirrafe entre los socios de la coalición.

El malestar viene dado por las críticas que el sector de Unidas Podemos había remitido al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, por la actuación de las fuerzas del orden durante las manifestaciones. La propia Yolanda Díaz se posicionó a favor de los trabajadores, aunque matizó que siempre y cuando fuesen movilizaciones de carácter pacífico.

El fin del conflicto laboral también ha sonreído al presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, en una fase de inestabilidad marcada por el rechazo de sus socios parlamentarios a secundar los Presupuestos del 2022. El líder popular ha festejado este cambio de rumbo en su cuenta de Twitter: “El diálogo es la vía para el consenso”.