Los sindicatos amenazan a las puertas de CEOE con un invierno de “infierno” si no suben los salarios

Los secretarios generales de CCOO y UGT han exigido frente a la sede de CEOE que la patronal negocie un nuevo acuerdo de negociación colectiva que aumente salarios y mejore condiciones o aumentarán el "conflicto convenio a convenio"

Los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez, protestan a las puertas de CEOE para exigir el desbloqueo de la negociación colectiva y la subida de salarios. / EFE

Amenaza velada y cuasi física de los sindicatos a la patronal para que negocie el Acuerdo Interconfederal para el Empleo y Negociación Colectiva (AENC), caducado desde 2020, para los dos o tres próximos años con el fin de subir los salarios y las condiciones de trabajo de los más de 7 millones de trabajadores acogidos a convenios colectivos.

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, han protestado frente a la sede de CEOE junto a unas 600 personas, según cálculos sindicales, bajo un lema que no deja lugar a dudas de su reivindicación: ‘Ahora, los salarios ¡Pagad más!’, al tiempo que se han producido también concentraciones en Valencia y Valladolid.

Los sindicatos han exigido a la patronal que negocie ya un nuevo acuerdo de negociación colectiva que aumente salarios y mejore condiciones o de lo contrario han advertido de que aumentarán el “conflicto convenio a convenio”, tas lo sucedido recientemente con el sector del Metal en Cádiz, y en un momento de convocatoria de paro patronal en el transporte para los días 20, 21 y 22 de diciembre, y paros también en el sector agrícola.

Vamos a convertir este invierno en un infierno para las patronales si no se sientan a negociar convenios que dignifiquen nuestras condiciones de trabajo”, ha amenazado Álvarez (UGT), quien ha exigido la convocatoria de la mesa para firmar el nuevo AENC.

Recuperar poder adquisitivo

En este sentido, ha advertido de que “el escaqueo y no dar la cara en la negociación colectiva se ha acabado”, dejando claro que “no es una concentración de un día, es el inicio de movilizaciones de carácter global para acabar con la congelación salarial que se viene produciendo en España desde 2008, donde los salarios medios no han crecido. “Necesitamos volver a una negociación ágil, efectiva y que nos devuelva salarios y derechos perdidos”, ha proclamado.

Tanto Álvarez como Sordo han exigido entrar en una fase de negociación que permita recuperar poder adquisitivo y trasladar a los convenios el aumento del IPC, que cerró noviembre en el 5,5%, su mayor tasa desde septiembre de 1992 por el alza de los precios de la electricidad, los carburantes y la alimentación.

El líder de CCOO, Unai Sordo, ha denunciado el “bloqueo sistemático” en la negociación colectiva por parte de las patronales, algo que no ve “de recibo” tras el esfuerzo realizado con dinero público para salvar “miles y miles de empresas” durante la pandemia, en una cuantía superior a los 30.000 millones.

En este sentido, ha censurado que se lleven a las mesas de negociación propuestas de congelación salarial con una inflación disparada al 5,4%. Por ello, ha dicho que los sindicatos van a poner “toda la carne en el asador” para desbloquear la negociación colectiva y la “cerrazón” empresarial.

Protesta frente a la sede de CEOE en Madrid. Imagen de CCOO.

No vamos a tolerar en ningún caso que después del esfuerzo de recursos públicos y europeos que están repercutiendo en las cuentas de resultados de las empresas españolas, estas cuentas no se trasladen o no se filtren a salarios y sociedad”, ha apostillado.

Los dirigentes sindicales han emplazado a CEOE a trabajar por un acuerdo del AENC para los dos o tres próximos años que garanticen subidas salariales en el medio y largo plazo para recuperar el poder adquisitivo y seguir incrementando salarios, principalmente los más bajos.

Lo cierto es que la escalada de la inflación continúa cercenando el poder adquisitivo de los salarios, ya que los salarios pactados en convenio (2.757 convenios registrados para 7,33 millones de trabajadores) subieron de media un 1,49% hasta noviembre, lejos del IPC definitivo del 5,5% en noviembre, según la estadística de negociación colectiva del Ministerio de Trabajo y Economía Social.

Rechazo patronal a un alza de hasta el 3%

Tal y como adelantó Economía Digital, los sindicatos están presionando para reivindicar ya el desbloqueo de la negociación de los convenios y acometer una subida salarial de entre un mínimo del 2% y un máximo del 3% para los alrededor de 7,3 millones de trabajadores amparados por los 2.757 convenios registrados en lo que va de año.

Frente a las pretensiones sindicales, desde CEOE señalan a Economía Digital que las empresas han realizado un esfuerzo “muy importante” para mantener el empleo durante los últimos meses ante el impacto de las restricciones y la crisis de la pandemia.

A ello se han sumado, recuerdan, los problemas por la escasez y el aumento de los precios de las materias primas, así como el elevado coste de la energía, en un momento además de caída de la productividad.

“No es una medida oportuna en estos momentos”, sostienen desde la patronal, que adelantan su rechazo a negociar ahora el AENC, y optan por aplazarlo a 2022.

El final de la reforma laboral: reequilibrar negociación colectiva y recuperar ‘ultraactividad’

En cuanto a la reforma laboral, en su fase final ante la pretensión del Gobierno de aprobarla antes del 31 de diciembre, Sordo y Álvarez han vuelto a marcar como líneas rojas “reequilibrar” la negociación colectiva, recuperando la ‘ultraactividad’ y la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa.

Sordo ha indicado que es “condición necesaria” revertir los aspectos cambiados en la reforma laboral de 2012. y el reequilibrio en la negociación colectiva para que los convenios colectivos de los sectores marquen salarios básicos, sobre los que no puedan estar los de empresa, así como la ‘ultraactividad’ (vigencia del convenio transcurrido un año desde su denuncia si no hay acuerdo). Con unas negociaciones ya “avanzadas”, exigen también estabilidad en la contratación y alternativas a los despidos mediante los ERTE.

Las organizaciones sindicales ven “todos los escenarios abiertos”, tanto de un acuerdo bipartito (Gobierno y sindicatos) como tripartito (Gobierno, patronal y sindicatos), pero las centrales sindicales dejan claro que solo apoyarán un acuerdo que solvente los “gravísimos” problemas del mercado de trabajo.