CEOE se opone a la subida salarial de hasta el 3% en los convenios que exigen los sindicatos

CCOO y UGT presionarán con protestas frente a las sede de la patronal para negociar el caducado Acuerdo Interconfederal para el Empleo y Negociación Colectiva (AENC), caducado desde 2020, y fijar subidas salariales de entre el 2% y el 3%

Pepe Álvarez (UGT), Unai Sordo (CCOO), Pedro Sánchez, Antonio Garamendi (CEOE) y Gerardo Cuerva (Cepyme) en el palacio de la Moncloa en la presentación del pacto por la recuperación económica, el 3 de julio de 2020 | EFE/CM

Pepe Álvarez (UGT), Unai Sordo (CCOO), Pedro Sánchez, Antonio Garamendi (CEOE) y Gerardo Cuerva (Cepyme) en el palacio de la Moncloa en la presentación del pacto por la recuperación económica, el 3 de julio de 2020 | EFE/CM

Nuevo choque entre la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y los sindicatos (CCOO y UGT), en plena recta final de las negociaciones para la reforma laboral, por las pretensiones sindicales de negociar ya las nuevas condiciones en materia del acuerdo de negociación colectiva y, sobre todo, subir ya los salarios en los convenios.

Los sindicatos están presionando para reivindicar ya el desbloqueo de la negociación de los convenios y acometer una subida salarial de entre un mínimo del 2% y un máximo del 3% para los alrededor de 7,3 millones de trabajadores amparados por los 2.757 convenios registrados en lo que va de año, según confirman a Economía Digital en fuentes de las organizaciones.

El nuevo desencuentro versa sobre el Acuerdo Interconfederal para el Empleo y Negociación Colectiva (AENC), caducado desde el año pasado, ya que el último fue suscrito para el periodo 2018-2020, con un alza salarial planteado del entorno del 2% más un punto porcentual adicional ligado a conceptos como la productividad, los resultados empresariales o el abstenismo laboral.

Para ello, UGT y CCOO han convocado concentraciones este próximo jueves para exigir el desbloqueo y la subida salarial, pero fuentes de CEOE ya dejan claro que «no es el momento» de subir salarios, tampoco el Salario Mínimo de nuevo en 2022, ante la crisis de muchas empresas por la pandemia y la subida de cotizaciones y del precio de la electricidad, tal y como llevan avisando en los últimos meses, cuando se opusieron también el alza del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta los 965 euros acordado sin su firma para los últimos cuatro meses del año.

El acuerdo se antoja complicado, al menos por ahora, al encontrarse las negociaciones sobre la reforma laboral en su fase final, ya que el Gobierno mantiene el objetivo comprometido de Bruselas de aprobar la nueva norma antes de que finalice el año, a pesar de que Bruselas le da más margen.

Acuerdo de negociación colectiva caducado desde hace dos años

Fuentes sindicales explican que llevan medio año reclamando a CEOE la constitución de la mesa de negociación colectiva y creen que ya «ha llegado el fin de la margen dado», teniendo en cuenta que el AENC acumula casi dos años de caducidad al haber vencido en enero de 2020.

Así las cosas, los sindicatos quieren abordar un proceso de negociación de la reforma laboral con criterios objetivos que permitan solventar la fase de los convenios colectivos sin demasiadas complicaciones para restablecer el marco de diálogo en el ámbito general del AENC.

A su juicio, hay «margen» para poder hablar ampliamente sobre si la inflación actual es o no coyuntural, qué hacer para que no se convierta en definitiva y que la subida de salarios en España no sea un elemento inflacionista, sino atajar el «problema de salarios», al acumularse «muchos años con una moderación salarial muy importante».

Subida salarial ante el alza de la inflación

En este sentido, apuntan que la comparativa con otros países de la UE sitúa a España por detrás en subida salarial, por lo que exigen que 2021 sea un año de incrementos retributivos dentro de un acuerdo,

Con todo, los sindicatos precisan que no pedirán un alza de los salarios en línea con el alza del 5,6% del IPC registrado el pasado mes de noviembre, sino que calculan que la inflación se moderará y hay. «margen» para la negociación en una horquilla que podría ir entre el 2% y el 3%.

Plantean acuerdos «razonables» en el ámbito de la negociación colectiva que aseguren la salvaguarda de la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores y se configuren al margen de la coyuntura de los últimos trimestres en lo referido a las altas tasas «coyunturales» del IPC.

Detectan «bloqueos generalizados» en convenios de sectores como la hostelería o los supermercados, entre otros, ante el rechazo de numerosas patronales de distintos sectores, que estarían presionando en CEOE para que no se abra el ‘melón’ del AENC, según las mismas fuentes.

A este respecto, cabe recordar que los salarios pactados en convenio subieron de media un 1,49% hsta noviembre, por debajo del IPC, que en noviembre alcanzó una tasa del 5,6%, la mayor en 29 años, aunque acumula de media en torno al 2,5%, por lo que los sindicatos creen que una mejora de entre el 2% y el 3% es «factible y necesaria» tras varios años de contención salarial.

Con todo, se constata un alza de salarios inferior al 2% más un 1% adicional fijados en el caducado AENC de 2018-2020, según los datos extraídos de los 2.757 convenios colectivos con efectos económicos en 2021, de los que 6421 se han. suscrito este año y el resto en ejercicio anteriores, con una cobertura total de más de 7,33 millones de trabajadores.

CEOE: «no es el momento»

Frente a las pretensiones sindicales, desde CEOE señalan a Economía Digital que las empresas han realizado un esfuerzo «muy importante» para mantener el empleo durante los últimos meses ante el impacto de las restricciones y la crisis de la pandemia.

A ello se han sumado, recuerdan, los problemas por la escasez y el aumento de los precios de las materias primas, así como el elevado coste de la energía, en un momento además de caída de la productividad.

«No es una medida oportuna en estos momentos», sostienen desde la patronal, que adelantan su rechazo a negociar ahora el AENC, y optan por aplazarlo a 2022, así como el eventual nuevo aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que los sindicatos pretenden elevar a 1.000 euros al mes para el próximo año.

Aunque en la patronal admiten que la subida de la inflacón es «preocupante», recuerdan, tal y como señala el Gobierno ,que los principales organismos sostienen que se trata de un factor «transitorio» y que «no es algo estructural y permanente».

Instituciones como el Banco de España son optimistas en que la situación se reconduzca a lo largo de la recuperación económica, calculando que el IPC cierre este año en el 2,1%, para moderarse al 1,7% en 2022 y al 1,3% en 2023. El Gobierno prevé que también se modere y la crisis energética se vaya disipando a mediados del próximo año, a partir de la primavera.

Por todo ello, sumado al aumento de las cotizaciones a la Seguridad Social y de los impuestos que rechazan de plano los empresarios, desde la patronal mantienen, tal y como llevan señalando en los últimos meses, que «no es el momento del AENC».

Protesta frente a la sede de CEOE y aviso: habrá conflictos como el del metal en Cádiz

Con todo, UGT y CCOO han convocado concentraciones en Madrid, Valencia y Valladolid este jueves 16 de diciembre, para reivindicar el desbloqueo de la negociación de los convenios y una subida de salarios que minimice el impacto de la elevada inflación en el poder adquisitivo de trabajadores.

En el contexto del diálogo social para la «derogación de la reforma laboral de 2012», consideran que «la recuperación de los equilibrios en la negociación colectiva es clave». De no facilitarse la negociación y el aumento de sueldos, auguran «conflictos importantes» en línea como el sufrido en las últimas semanas con el sector del Metal en Cádiz.

La concentración de Madrid es reseñable, ya que será a las 10.30 horas frente a la sede de la CEOE, bajo el lema “Ahora, los salarios. ¡Pagad más!”, y está previsto que acudan los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez.

Sordo calificó este viernes de «escándalo» que las organizaciones empresariales de «muchas partes de España» pretendan mantener congelados los salarios de los trabajadores pese a la inyección de 40.000 millones realizada a través d e los ERTE y la llegada de hasta 140.000 millones de fondos europeos hasta 2026.