Esto está pasando en Suecia con la crisis inmobiliaria

El país experimenta una caída en los precios de la vivienda

Estocolomo. Pixabay.

Estocolomo. Pixabay.

Todos los ojos apuntan al mercado inmobiliario de Suecia. Y es que, las cifras del mes de octubre no hacen más que constatar que una caída en el mercado de la vivienda del país nórdico y configurar la antesala a una crisis más pronunciada que la que vivió a finales de la década de los 90.

Así lo reflejan los datos del índice HOX elaborado por Valueguard, que tiene en cuenta qué tipo de vivienda se vende y mide la evolución subyacente de los precios en el mercado inmobiliario. Pues, según los últimos datos, el país ha experimentado una disminución del 12% en el precio de las casas y pisos, a causa del incremento del coste de vida.

Lejos de pronosticar una mejoría, las principales entidades del país situado al norte de Europa aún son más pesimistas en sus estimaciones. Mientras que el Riksbank, el banco central sueco, vaticina un recorte en los precios de la vivienda del 18%, el SBAB, el prestamista hipotecario estatal, prevé que esta caída alcance el 20%, según recoge El Economista.

Descartada una estabilización en los precios

«No esperamos que los precios se estabilicen pronto», ha lamentado el analista Nordea Bank AB, Gustav Helgesson. Y ha añadido: «La oferta de viviendas aumentó un 49% interanual, mientras que el volumen de transacciones se redujo un 28% interanual en octubre». Además, según ha remarcado «las expectativas de precios de los hogares y la confianza de los consumidores siguen en niveles muy bajos».

Municipio de Sundborn, en Suecia. Pixabay.

«Ahora vemos un crecimiento del PIB del -1,8% el próximo año y un aumento más pronunciado del desempleo el próximo año», ha destacado en relación con la revisión a la baja de las estimaciones de la entidad financiera para la economía del país. Y ha recordado: » Se espera que el Riksbank suba el tipo de interés oficial en 75 puntos básicos el jueves y en otros 25 puntos básicos en febrero».

En esta línea, ha justificado: «El debilitamiento de la actividad económica y la subida de los tipos de interés nos han llevado a revisar también a la baja nuestras previsiones sobre el mercado de la vivienda y ahora esperamos que los precios caigan un 20% desde el máximo y toquen fondo el próximo verano».

Por su parte, el analista del banco SEB, Seyran Naib, ha subrayado que la previsión de la entidad financiera es que «el número de viviendas iniciadas en 2023 será un 50% inferior al de 2021, pero los datos anecdóticos dicen que los nuevos proyectos están a punto de detenerse casi por completo». Y ha destacado: «Además de la caída de los precios de la vivienda, las empresas constructoras se están viendo presionadas por un fuerte aumento del coste de los materiales de construcción».

Avatar