Patrocinado por

Almirall se deja casi el 40% de los beneficios

La farmacéutica de la familia Gallardo obtiene unas ganancias de 29,8 millones e ingresa 22 millones de euros en el primer trimestre

Planta química de la farmacéutica Almirall.

Almirall cerró el primer trimestre de 2021 con un descenso de las ganancias del 37,8% hasta los 29,8 millones de euros. La compañía notó los efectos de la pandemia, que provocó una caída de los ingresos desde los 247 millones de euros a los 222 millones en los que zanjó el periodo entre enero y marzo de este año.

La empresa de la familia Gallardo mantuvo las expectativas de todo el ejercicio, lo que provocó un alza del 8,29% del valor en bolsa a media mañana. Más allá del optimismo, la cotizada vio como los resultados del negocio de dermatología, el principal sostén de la organización, comienza a dar señales de vida tras sufrir durante 2020 el golpe del coronavirus.

“Tras un comienzo positivo en 2021 y con la expectativa de que los programas de vacunación contribuirán a lograr un entorno más normalizado durante el segundo trimestre, la compañía espera una recuperación progresiva de la división de dermatología médica durante la segunda mitad de 2021”, explicó la compañía en un comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Almirall vio además como las ventas en Estados Unidos mientras que en Europa subieron. La empresa está inmersa en un momento de cambio, con productos históricos que sufren por mantener la cuota mientras que los nuevos lanzamientos recibieron la aprobación del público. El lanzamiento de Ilumetri es un ejemplo.

De este modo, mientras los ingresos en el Viejo Continente ascienden el 89% (de los 8,9 millones a los 16,9 millones), en Estados Unidos la organización busca un nuevo producto estrella debido a la caía de Aczone, que pierde cuota de mercado por la aparición de genéricos que le hacen la competencia.

Almirall mantiene previsiones

A pesar del descenso, Almirall mantuvo el guidance de crecer un 5% durante el año. La bolsa recibió con alegría la previsión de la farmacéutica catalana.

El optimismo de la empresa se debe a dos nuevos fármacos desarrollados en 2020 y que saldrán a la venta a lo largo de este año: Klisyri y Wynzora. El primero ya está disponible en Estados Unidos y se aprobará en Europa a finales de ejercicio. El segundo se aprobará en breves y se espera que al comercialización comience a principios de 2022.