La banca mediana empieza a sumarse a las medidas hipotecarias de Calviño

Bankinter, Ibercaja y Kutxabank se unen esta semana al plan de Calviño para ayudar a los hipotecados siguiendo lo que han hecho los cinco grandes bancos

La vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, ofrece una rueda de prensa tras la reunión que mantuvo con el comisario de Presupuestos y Administración de la Unión Europea, Johannes Hahn, este jueves en Madrid. EFE/ Borja Sánchez Trillo

El sector bancario respalda las medidas aprobadas por el Gobierno el pasado 22 de noviembre para ayudar a los hipotecados vulnerables a hacer frente al pago de sus cuotas tras la subida del Euríbor. El primero en comunicar su adhesión al plan de Nadia Calviño fue Caixabank, que cuenta con un 16% del capital en manos del Estado.

Le siguieron las grandes entidades, como BBVA, Sabadell, Santander y Unicaja. Y ahora empiezan a hacerlo las de tamaño mediano, como Ibercaja que anuncia este miércoles que su Consejo de Administración ya ha aprobado su adhesión al Código de Buenas Prácticas que sacó adelante el Consejo de Ministros hace dos semanas.

Seguirán sus pasos Bankinter y Kutxabank. La primera lo aprobará esta semana, según ha podido saber Economía Digital, y la segunda lo hará en los próximos días, tal y como ha anunciado en un comunicado la entidad vasca hoy. De esta manera, un total de ocho bancos se habrán unido al plan del Gobierno en apenas 15 días, aunque cuentan con un mes para hacerlo.

Las medidas entrarán en vigor en enero, momento a partir del cual, las entidades estarán obligadas a promocionarlas, tal y como se indica el Real Decreto-ley 19/2022 que sacó adelante la vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño.

El Gobierno obligará a las entidades a hacer publicidad del Código de Buenas Prácticas y dar la máxima difusión de su contenido, informando adecuadamente a todos los clientes titulares de préstamos hipotecarios sobre la posibilidad de acogerse a él, mediante una comunicación individualizada y específica, según recoge la nueva norma.

También pide que faciliten información sobre las medidas “en un lugar destacado de su sitio web y a través de su red comercial de oficinas”. Al supervisor, el Banco de España, también se lo exige. «Elaborará y mantendrá actualizada una guía de herramientas para el deudor hipotecario en dificultades de pago en términos adaptados y comprensibles».

En la guía se incluirá el contenido de las medidas aprobadas e incluidas en los dos Códigos de Buenas Prácticas dirigidos a los hipotecados con ejemplos específicos de deudores en diferentes situaciones y las alternativas a considerar. 

Dicha guía debe estar disponible antes de que acabe el primer trimestre de 2023 en la web del Banco de España, en el ministerio de Economía y en la de los prestamistas inmobiliarios.

Asimismo, la ley indica que el Banco de España desarrollará y pondrá a disposición del público simuladores para informar a los ciudadanos sobre las posibilidades de acceder a estas nuevas medidas y el impacto.

El plan de Calviño llegará a 1 millón de hipotecados como máximo

Las medidas de alivio hipotecario propuestas por el Gobierno y respaldadas ahora por la banca ayudarán a un millón de familias como mucho, según los cálculos de la propia Calviño. Se centrará en las familias de rentas bajas y medias con mayores dificultades para afrontar los pagos de sus préstamos hipotecarios tras la subida de los tipos de interés y más concretamente, del Euribor, índice al que están referenciadas las hipotecas a tipo variable, que son la sque se han encarecido.

Podrán acogerse aquellas personas cuyos ingresos familiares, con carácter general, sean inferiores a tres veces y medio el IPREM (29.400 euros) y estén atravesando una dificultad financiera temporal. O los que tienen unos ingresos inferiores a tres veces el IPREM (25.200 euros) y se encuentren en una especial situación de vulnerabilidad.