Bankinter advierte: los resultados empresariales irán en descenso, las guías «son muy pobres»

Bankinter pronostica desaceleración económica a partir de septiembre y revisa a la baja el PIB de España para este año y los dos siguientes

Bankinter pronostica desaceleración económica a partir de septiembre y revisa a la baja el PIB para este año y los dos siguientes. El director del departamento de análisis y mercados del banco, Ramón Forcada cree que la economía estará afectada por los beneficios empresariales y el coste de la energía, sobre todo por el petróleo.

Respecto a lo primero, Forcada recuerda que los beneficios empresariales del segundo trimestre siempre son los más flojos del año, pero en esta ocasión será especialmente importante «el guidance» que hagan las compañías para el resto del año. Es decir, las guías que darán para los siguientes trimestres.

Durante la presentación del ‘Informe de Estrategia y Perspectivas de Inversión para el 3T 2022’, el director del departamento de análisis de Bankinter destacaba que, las ventas de Nike del último trimestre solo han crecido un 3% y la firma incluso ha anunciado que el próximo trimestre va a ser del 0,1%.

«Los resultados van a ir en descenso, las compañías van publicando guías cada vez más pobres«, advierte. Forcada tiene claro que durante el verano las cifras irán a la baja y las estimaciones, también. A su juicio, el entorno es poco estimulante en un contexto marcado por tipos de interés al alza, incremento de la inflación por las materias primas y unos costes financieros que van a ser superiores después de varios años de tipos cero.

En cuanto al coste de la energía, Bankinter estima que por cada 10 dólares que sube el petróleo, el PIB mundial deja de crecer entre un 0,3% y un 0,4% al año, así, en lo que llevamos de año solo por este efecto directo, crecerá un 1% menos. Y en este contexto, Ramón Forcada apunta a que la duda del mercado es si habrá recesión o no, aunque a su juicio «está muy al límite».

De hecho, en Estados Unidos ya se contrajo el PIB en el primer trimestre, lo que quiere decir «que no hablamos de cosas extrañas que no pueden suceder». Bankinter estima que el control de precios va a llevar tiempo y hasta el 2024 no lo veremos. Y en este contexto de inflación alta y tipos elevados, «es inevitable que la economía desacelere bastante».

A partir de septiembre vamos a notar desaceleración de la economía, añade, incluso a partir de mitad del verano se va a empezar a notar. «Si por recesión entendemos dos trimestres consecutivos de contracción de PIB, vamos a estar en el límite de la recesión técnica», asegura.  

En la presentación, Aránzazu Cortina, analista de Bankinter, explicaba que la inflación y las políticas monetarias -que se están endureciendo- le llevan a revisar la previsión de crecimiento económico para este año y los dos posteriores. En concreto, el escenario central del banco ahora es que el PIB en España será del 4% en el 2022, del 2,6% en el 2023 y del 2% en el 2024.

El cuanto a los precios, Cortina recuerda que el aumento empezó el año pasado por los desajustes de oferta y demanda, además de los cuellos de botellas, y la guerra solo ha agravado los problemas. Por eso también revisan la previsión del IPC hasta un 5% este año, un 3,3% en el 2023 y 2% en el 2024. Los principales motivos son, el consumo privado, «que drenan capacidad de consumo real a las familias», y el aumento de los costes financieros.

Por su parte, Rafael Alonso, analista de Bankinter, comentaba que hay un 60% de probabilidades de que lleguemos a un entorno de estanflación (inflación alta con crecimiento económico bajo), y no de recesión. «La recesión es la versión más dura y se tiene que contraer el PIB al menos dos trimestres consecuenticos», concluía.

Cristina Hidalgo