Caixabank ampliará el aforo de las oficinas en septiembre al 50%

La reincorporación de los empleados a los centros de trabajo ha sido gradual y, de momento, han vuelto 44.400 trabajadores

Oficina con el cambio de imagen a Caixabank/ Caixabank

Oficina con el cambio de imagen a Caixabank/ Caixabank

El equipo de protocolo covid de Caixabank da un paso más. La entidad lleva un año intentando recuperar las viejas rutinas y dejar atrás algunas cuestiones -como el hecho de usar el ascensor de cara a la pared- pero la situación sanitaria todavía no lo permite.

De momento las oficinas permiten un aforo de tan solo el 35%, y el objetivo es que a partir del 1 de septiembre se eleve al 50%, según ha informado Expansión.

El confinamiento domiciliario obligó a este banco, y a todas las compañías, a implantar el teletrabajo. En aquel primer estado de alarma el 100% de los trabajadores de los centros corporativos trabajaron desde sus casas, mientras que las sucursales contaban con un 50% de empleados presenciales (estuvo abierta el 90% de la red).

La reincorporación a los centros de trabajo ha sido gradual y, por el momento, han vuelto 44.400 empleados. Pero los empleados de servicios corporativos rotan y se organizan por turnos. Al inicio de cada semana deben hacerse un autotest de antígenos e informar del resultado en Caixabank Salud, una aplicación creada para el control sanitario de los trabajadores.

Dos oficinas de Caixabank y Bankia cercanas. EFE

“El principal cambio va a ser cultural y de actitud, tanto de nuestros clientes como de los profesionales de la entidad”, ha señalado Gonzalo Gortázar, primer ejecutivo de Caixabank, en declaraciones recogidas por el citado diario. “Estamos cambiando para bien y replanteándonos muchas convenciones y algunos formalismos del pasado”, ha añadido.

Más de 5 millones de reuniones por Teams

La pandemia ha obligado a que las reuniones sean por medios telemáticos. En este sentido, Caixabank apostó por Microsoft Teams, una aplicación por la que ha mantenido más de cinco millones de reuniones en total en toda la organización. Los encuentros podían ser de hasta mil participantes a la vez.

En el caso de las reuniones presenciales, el máximo permitido son 20 personas, y siempre que no se supere el 50% de aforo de la sala, se pueda mantener la distancia de 1,5 metros y todos los asistentes utilicen una mascarilla FFP2.

Otro de los cambios que se han experimentado en los últimos meses ha sido la política de mesas limpias no nominales. Es decir, los puestos de trabajo deben quedar vacíos al finaliza la jornada laboral, sin ningún tipo de objeto personal, y el material de trabajo se guardará en taquillas.

Aun así, los empleados deben llevarse a casa todos los días el portátil por si tienen que hacer cuarentena.

Avatar