Caixabank fortalece el negocio de pagos con el auge de Bizum y una dirección propia en su cúpula 

Los pagos digitales cobran cada vez mayor fuerza dentro de los ingresos de la banca en el pleno auge de las tarjetas y el comercio electrónico

Pago con tarjeta bancaria. Foto: Pixabay.

Pago con tarjeta bancaria. Foto: Pixabay.

Los pagos ocupan un papel cada vez más relevante dentro de la estrategia de Caixabank. Tras la reorganización de su cúpula con la salida del anterior número 3, la entidad dividió parte de su poder en tres direcciones diferentes dentro del consejo. En este movimiento creó una dirección propia para el negocio.

Con el nombre de Payments and Consumer bajo el mando de Jordi Nicolau Aymar, donde también se engloban temas financiación y desarrollos para negocios. Un movimiento que pone en valor el peso que tienen los pagos en el negocio, y cómo dentro de esta área está tomando mayor relevancia la parte digital.  

Los recientes datos publicados de Bizum, la herramienta de pagos orquestada por la banca, no hacen más que reforzar su fuerza dentro del negocio. Caixabank cuenta con la mayor participación dentro del capital de la sociedad creada para articular esta solución cooperativa de la banca en su conjunto.  

Así, Caixabank tiene un 24% del capital, tras la fusión con Bankia tuvo que desprenderse de parte de su participación para no sobrepasar la cuota máxima que estipulan los estamentos de la sociedad. Por detrás, Santander cuenta con un 20,91%; BBVA, un 18,23% y Sabadell tiene un 11,82%. El resto se reparte entre el resto de entidades más pequeñas y regionales.  

Los pagos electrónicos, al alza  

Bizum registró en el último año unas cifras que supusieron 726 millones de operaciones entre individuos, lo que supuso un movimiento de 40.700 millones de euros. Pero, lo que es más importante para el negocio bancario es que se produjeron 15 millones de compras en comercios con esta herramienta, lo que supuso un total de 870 millones de euros.  

Este dato del pago en los comercios supuso duplicar el conjunto de la cifra que se había producido en años anteriores. Un indicador que muestra como, por un lado, se ha incrementado el uso del comercio electrónico -que tuvo un importante impulso durante la pandemia- pero, además, la penetración en el uso de Bizum sigue creciendo en un momento en el que otras herramientas internacionales como Klarna o PayPal están aumentando su presencia.  

El terreno de los pagos es uno de los frentes más importantes en la batalla de ingresos de la banca tradicional en un momento donde las grandes empresas tecnológicas, como Amazon, Apple o Meta (antiguo Facebook) han entrado en tromba en un terreno que era coto exclusivo de la banca hasta el momento. No en vano, es un negocio millonario, que cada vez lo será más con el desplazamiento del pago en efectivo.  

PwC prevé que, en 2030, los pagos electrónicos se tripliquen en el mundo superando los tres billones de operaciones. Las estimaciones de los analistas de esta consultora consideran que las transacciones electrónicas crecerán un 82% entre 2020 y 2025, según apuntan en su informe Medios de pago: 2025 y más allá.  

Pagos con tarjetas cada vez más avanzados  

Con estos mimbres, la innovación y los pagos se han vuelto un caballo de batalla dentro del sector bancario. En este aspecto, y más allá del pago digital, los pagos con tarjeta física siguen repuntando con un retroceso del uso del efectivo. Algo que reporta una parte relevante para los ingresos en el negocio bancario gracias a la suma de las comisiones por el uso de los TPV.  

En el primer semestre de 2022, a falta de conocer cómo cerrará el ejercicio, los ingresos por comisiones crecieron hasta los 1.121 millones de euros frente a los 1.098 millones de euros de un año antes.  Un 2% más de un año para otro.

La entidad cuenta, además, con un centro de innovación: Payment Innovation Hub. En este laboratorio de proyecto desarrolla junto con otros actores tecnológicos como Samsung o Visa herramientas para potenciar su presencia y las soluciones de pago en diversos sectores como la restauración o el comercio.