Caixabank y BBVA cerraron casi 5.000 cajeros en España durante 2021

Los cierres se extienden por toda la banca española ante el aumento de los pagos con tarjeta, móvil y la oleada de cierres de oficinas

Los cajeros de una oficina de Caixabank

Los cajeros automáticos ya no son rentables para los bancos, cuesta mucho dinero mantenerlos y cada vez se usan menos, por eso la banca ha optado por reducir su red drásticamente en los últimos años. Solo en 2021, Caixabank y BBVA cerraron casi 5.000 y son varias las razones que lo explican. 

La primera es el cierre de oficinas. Todas las sucursales cuentan con cajeros y estas dos entidades cerraron el año pasado unas 1.500 oficinas, Caixabank, 969 y BBVA, 480. En el caso del banco catalán por acabar con las duplicidades tras la fusión con Bankia. 

Y en lo que respecta al vasco, para reducir la estructura de costes y garantizar “la viabilidad futura del banco”, según explicó su presidente Carlos Torres. Luego está la reducción del uso del dinero en efectivo, que cayó drásticamente en 2020, el año en el que el Covid-19 se coló en nuestras vidas y se empezó a temer que el virus se contagiara a través de los billetes y las monedas. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo desmintió, pero desde entonces todos los supermercados, tiendas y restaurantes recomiendan pagar con tarjeta, así que el ‘cash’ ha seguido si tendencia a la baja. Según la última encuesta realizada por el Banco de España, solo el 36% de los ciudadanos utiliza el efectivo como medio de pago más habitual, el resto se decanta por la tarjeta. 

El hábito del pago con efectivo ha caído especialmente desde el período de confinamiento, en gran parte por el estímulo a favor de otros medios de pago ejercido por casi la mitad de los comercios, así como por las medidas higiénicas derivadas de la alerta sanitaria, como lo manifiesta el 61% de la población

Entre tanto, 2020 y 2021 ha sido el año de explosión de los pagos con tarjeta, sobre todo contactless, además de sistemas de envío rápido de dinero como Bizum que ya supera los 19,2 millones de clientes desde los 6,25 que tenía antes de la pandemia.  

Con todo, la red de cajeros de Caixabank, que en marzo del año pasado era de 15.372 (tras sumar los de Bankia), es ahora de 11.534 y esto son 3.838 menos. Pese a ello, el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri tiene el mayor parque de cajeros automáticos en el país.  

BBVA cierra 2021 con 4.871 cajeros en España, 837 menos que un año antes y 1.009 menos que hace dos años, según reflejan las cuentas publicadas por la entidad. En menor proporción, Banc Sabadell también ha recortado el número de máquinas.  

Cerró 2020 con 2.817 unidades, 79 menos que en 2019. Un descenso que se produjo en consonancia con el cierre de las 233 oficinas que realizó a lo largo del ejercicio. En 2021, tras cerrar otras 320 sucursales, el número de cajeros se redujo en otros 85. En concreto cuentan con 2.732 (1.973 en oficinas y 759 en cajas desplazadas). 

El Banco Santander no ha actualizado aun los datos a cierre de 2021, pero a cierre de 2020 disponía de 4.810 cajeros en España frente a los 5.230 de un año antes, es decir, cerró 420. También ese año clausuró 490 sucursales. Y en 2021, que la entidad que preside Ana Botín ha cerrado otras 992 oficinas, se espera que la cifra baje considerablemente. 

Pese a que la red de cajeros en España se va reduciendo, los pagos en efectivo siguen existiendo y están muy extendidos en los pequeños pueblos o en las zonas rurales, y estas máquinas son la principal vía para obtenerlo. El Banco de España calcula que existen 1,2 millones de españoles que no cuentan con un punto tradicional de acceso a efectivo en su municipio, siendo Castilla y León la región con menos cobertura. 

Precisamente por esto, algunos bancos han puesto en marcha iniciativas que permiten a estos ciudadanos sacar dinero sin necesidad de acudir a un cajero. Por ejemplo, el Banco Santander se ha aliado con Correos para que sus clientes puedan retirar efectivo en las oficinas de la empresa pública.  

Caixabank utiliza los ofibuses, que son, oficinas bancarias ambulantes que pasan cada determinado día por las localidades que no cuentan con sucursales. BNP aterrizó en España con Nikel, que permite retirar dinero en los estancos. E ING ofrece a sus clientes de Cuenta Nómina o a aquellos que sean usuarios de Twyp sacar dinero en los puestos de la ONCE, supermercados y gasolineras, entre otros comercios, si se hace una compra previa.