El Aeropuerto de Barcelona abrirá dos salas ‘premium’ ante el incremento de pasajeros VIP 

Hasta la fecha solo existía una la T4 de Madrid, pero ahora se prevén dos aperturas en El Prat y la empresa ha elegido a GIS para su gestión

En la imagen, un avión despega ante la torre de control del aeropuerto de El Prat. / EFE

En la imagen, un avión despega ante la torre de control del aeropuerto de El Prat. / EFE

Aena, el gestor de los aeropuertos españoles, incorporará próximamente dos nuevas salas premium en la Terminal 1 del Aeropuerto Barcelona-El Prat. Hasta la fecha solo existía una la T4 de Madrid. La empresa semipública reforzará este servicio exclusivo, tras el tirón de los ingresos procedentes de sus salas VIP, que en el año anterior a la pandemia rozaron los 80 millones de euros y fueron los que más crecieron. 

Asimismo, la compañía que preside Maurici Lucena acaba de hacer público que Gestió i Serveis (GIS) será el encargado de la gestión integral de todas sus salas en El Prat –las cuatro VIP ya existentes y las dos premium nuevas- por un periodo de dos años, prorrogable a otros dos años más. La adjudicación del contrato se ha cerrado en 23,9 millones con impuestos incluidos.  

GIS cambió de manos hace tres años. La sociedad, que gestionaba el centro de negocios World Trade Center de Barcelona vendió un 70% de sus acciones a Aéroports de Paris (el equivalente a la Aena francesa) por cuatro millones de euros el pasado 2019 y se convirtió en su nuevo propietario.   

El World Trade Center de Barcelona fue el primer adjudicatario de la gestión de las salas VIP del Aeropuerto de Barcelona cuando se crearon en 2008, por lo que ya llevan casi 14 años al frente de este servicio. Actualmente, El Prat dispone de tres salas en la Terminal 1 (Colomer, Pau Casals y Joan Miró) y una en la Terminal 2 (Canudas). 

A dichas salas solo pueden acceder los pasajeros que hayan comprado un billete de avión de Primera Clase, Clase Preferente o Business Class. O quienes posean una tarjeta acreditativa que le otorgue privilegios tal como la tarjeta de pasajero frecuente de una entidad bancaria, o una membresía Priority Pass. 

En paralelo, Aena ofrece en el Aeropuerto de Barcelona un servicio premium donde se incluye el acompañamiento de usuarios en el control de seguridad, en las salas o la recogida de equipajes, además de la facturación de equipajes o servicios de transfer al hotel o destino. Pero ahora, estará reforzado con dos salas físicas La superficie estimada es de 200 m² por lo que las salas VIP seguirán siendo de mayor tamaño.  

El presupuesto será por tanto de 10,33 millones para la gestión de las actuales Salas VIP Canudas, Colomer, Pau Casals y Joan Miró y la futura Sala Premium durante el primer año; y de otros 11,85 millones durante el segundo año. 

Barcelona contará por primera vez una sala premium, que, hasta la fecha solo estaban disponible en el Aeropuerto de Madrid y además, durante mucho tiempo también estuvo gestionada por GIS. Actualmente, la adjudicataria es Sky Management. 

La empresa, que pertenece en un 50% al Estado, pretende así reforzar un servicio en auge desde hace años, mientras que la Generalitat ha vetado el millonario proyecto de ampliación del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, que precisamente perseguía por parte de Aena, seguir elevando el número de pasajeros e ingresos.  

Objetivo de Aena: superar los 80 millones de ingresos VIP de 2019 

Las salas VIP y el servicio premium de los aeropuertos se convirtieron en 2019, el último año antes de la pandemia, en los ingresos que más crecieron. Incluso por encima de los arrendamientos, la restauración o los aparcamientos. En concreto, ese ejercicio Aena ingresó 78,8 millones, lo que suponía casi un 23% más que un año antes.  

Dicho aumento estuvo justificado por un crecimiento del número de usuarios que utilizaron este servicio, que se elevó en un 16%, según explica la empresa en sus cuentas. La gestora aeroportuaria inició la escalada de ingresos en 2016 cuando mejoraron las instalaciones y aumentaron el número de salas a explotar.  

Los ingresos descendieron a los 20,5 millones en 2020, el primer año del Covid, porque las restricciones derivadas del primer estado de alarma llevaron al cierre de las salas desde el 15 de marzo. A partir del 22 de junio se inició la apertura gradual de las salas, acomodándola a la evolución del tráfico de pasajeros. Y a 31 de diciembre estaban abiertas un total de 10 salas de las 28 con las que cuenta la red de aeropuertos en España.  

En 2021, el ingreso mejoró hasta los 29,7 millones y ese año concluyó con 26 salas VIP operativas. En lo que va de 2022, ya se muestran síntomas de recuperación porque la empresa ha ingresado más de 13 millones solo de enero a marzo.  

Cristina Hidalgo