El coronavirus acaba con la revalorización de Colonial y Merlin

Las socimis españolas se despiden del espiral alcista en el que estaban inmersas en los últimos años

El consejero delegado de Colonial, Pere Viñolas (i), y el presidente, Juan José Brugera (d), en la última junta de accionistas.

La revalorización de los edificios fue durante años la principal fuente de beneficios de las socimis españolas. Las dos grandes inmobiliarias cotizadas del país, Colonial y Merlin Properties, vivieron durante ejercicios del crecimiento del valor de sus inmuebles, pero el impacto de la pandemia segó el resultado.

El portafolio de edificios de Colonial tuvo un comportamiento desigual. “Destaca el crecimiento del valor de los inmuebles de París que ha compensado la ligera corrección de los de Madrid y Barcelona“, explica la empresa. En la capital gala, la revalorización fue del 4% frente a la depreciación del 3% de Barcelona y del 2% de Madrid.

De este modo, la organización cerró el ejercicio 2020 con unos activos valorados en 12.020 millones de euros (12.631 millones si se incluyen los transfer costs). El incremento total fue del 1,2% like for like gracias al desempeño del segundo semestre, que compensó el descenso del primero. De incluir las desinversiones acometidas, que supusieron 313 millones de euros, el valor de los inmuebles bajó el 1%.

“Estamos satisfechos de presentar unos beneficios recurrentes en línea con 2019 a pesar del impacto de la pandemia”, celebró el presidente de la organización, Juan José Brugera. “Los activos prime han demostrado de nuevo una mayor resiliencia y estabilidad que otros activos ubicados en zonas secundarias y otros segmentes del inmobiliario”, completó el consejero delegado, Pere Viñolas.

Entre finales de 2020 y comienzos de 2021, Colonial ejecutó el proyecto Alpha V por valor de 413 millones y una prima de doble dígito sobre la última valoración disponible. La operación incluyó la venta de dos activos de oficinas “maduros, un edificio de oficinas en ubicación secundarias, un edificio comercial y la última parte de la cartera logística heredada de Prologis.

El uso de los fondos europeos

A pesar de que los fondos europeos de reconstrucción deben servir para modernizar la economía española, el sector inmobiliario no quiere renunciar a su porcentaje del pastel. El ladrillo fue tradicionalmente un refugio en el que gastar el dinero de la Unión Europea cuando no había suficientes proyectos innovadores, pero ahora quiere quitarse esta etiqueta. Las dos grandes socimis del Ibex ya trabajan en propuestas para seducir a la administración bajo el manto de la nueva economía verde, que revalorizará los activos.

Tanto fuentes de Colonial como de Merlin Properties explican a Economía Digital que tienen planes en marcha que encajan con las líneas maestras del Next Generation EU. Todavía no presentaron los Manifiestos de Interés (MDI) que algunos ministerios solicitaron en las últimas semanas, pero ya esperan las primeras convocatorias oficiales, previstas para la primavera.

Si bien con diferencias tangenciales, ambas compañías optan por proyectos similares, en línea con las pautas marcadas por la administración europea: economía verde y digitalización. Con diferente grado de concreción, ambas aseguran que estudian acudir a los procesos oficiales que lance la administración en los próximos meses.

Merlin Properties: de placas solares a sensores

Desde Merlin Properties explican que tienen en marcha varias iniciativas que serían susceptibles de ser financiadas con los Next Generation EU. De momento, sus edificios valen 12.811 millones de euros, el 0,5% más que el año pasado. En 2019, la empresa comenzó a instalar paneles fotovoltaicos en sus inmuebles, desde los activos logísticos hasta los de oficinas o comerciales. El objetivo final es lograr energía para el autoconsumo de sus inquilinos.

Pero la de la sostenibilidad no es la única bandera que toma la cotizada dirigida por Ismael Clemente. Fuentes del grupo señalan que el plan Renazca para modernizar las torres de Azca, en Madrid, es perfectamente adaptable a los objetivos de los fondos europeos.

Y en el campo de la digitalización, Merlin piensa instalar sensores en sus edificios que ayuden a ganar eficiencia en su mantenimiento. “Otro proyecto en marcha es el de digitalizar toda la experiencia del usuario en nuestros inmuebles; desde la gestión de la reserva de salas hasta la ocupación de espacios de coworking”, detallan desde la firma.