El coronavirus hace un agujero de 131 millones a El Corte Inglés

Los grandes almacenes registran un Ebitda negativo de 131 millones entre marzo y agosto por el desplome de las ventas, que caen el 38%

El Corte Inglés hace público el golpe asestado por el coronavirus durante los primeros seis meses de pandemia. El gigante de la distribución inicia su ejercicio fiscal en marzo, coincidiendo con la llegada de la Covid-19 a España, por lo que el virus le afectó durante todo el primer semestre, cerrado en agosto. Así, los grandes almacenes registraron un Ebitda negativo de 131 millones de euros frente a las ganancias brutas de 440 millones obtenidas en el mismo periodo del año anterior.

La organización que preside Marta Álvarez dio a conocer este viernes sus resultados ante los analistas, marcados por el desplome de las ventas, que pasaron de 7.328 millones de euros en los primeros seis meses de 2019 a 4.489 millones en el mismo periodo de 2020; un descenso del 38%.

La pandemia limitó las ventas de los centros comerciales y la aseguradora, aunque en el segundo trimestre del año ya rondaban el 80% de lo habitual. Peor fue el golpe para la agencia de viajes, que prácticamente se quedó sin poder facturar nada y redujo su cifra de negocio en un 90%. De hecho, la plantilla de la división sigue todavía afectada por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

De hecho, el negocio retail tuvo unas ventas de 2.843 millones entre julio y septiembre, el 12,9% menos que durante el periodo comparable por la falta de turistas. Fuentes cercanas a la compañía explicaban que los establecimientos de ciudades secundarisa y periféricos registran un mejor desempeño que las grandes tiendas de Madrid y Barcelona por culpa de la caída de visitantes y el impacto del teletrabajo.

El Corte Inglés logró un Ebitda positivo de 64 millones en el segundo trimestre por la reapertura de tiendas y el negocio ‘online’

La recuperación provocó que la empresa consiguera enjugar las pérdidas acumuladas durante los primeros tres meses de la campaña, cuando el Ebitda fue de -211 millones de euros. Se logró gracias a que durante el verano, la tendencia se revirtió y se alcanzó un Ebitda positivo de 64 millones gracias a la reapertura de tiendas y la venta online.

Sin embargo, con el descenso de los ingresos, El Corte Inglés admite que sus márgenes se vieron afectados. En la presentación realizada reveló un descenso de 10 puntos básicos del margen de sus beneficios.

La Covid-19 no solo golpeó la cuenta de resultados de los grandes almacenes, también la obligó a endeudarse más. La deuda neta de la compañía que preside es de 3.274 millones de euros tras la última emisión de bonos de 600 millones de euros, cerrada a finales de septiembre. El dato supera por más de 600 millones de euros los 2.649 millones con los que terminó el ejercicio 2019/2020.

La cifra de negocio total del retail se ha situado en 2.843 millones, un 12,9% menos que el mismo periodo del año anterior, debido a la menor afluencia de turistas, tanto nacionales como internacionales. En cuanto al margen sobre ventas ha aumentado 170 puntos básicos durante el segundo trimestre respecto al primero, al situarse en el 26,7%.

El Corte Inglés se juega el año en Navidad

Con el primer semestre zanjado, El Corte Inglés entra ahora en los meses de más actividad para su negocio. El Black Friday y las Navidades son tradicionalmente dos de las fechas en las que los grandes almacenes se juegan el resultado del ejercicio, y las nuevas restricciones implementadas por los gobiernos autonómicos amenazan con segar la recuperación.

La compañía afronta “la segunda parte del ejercicio con confianza”, asegura. No obstante, esta misma semana anunció un nuevo ERTE para los trabajadores de Cataluña, Asturias y Castilla y León al ser los territorios más afectados por las limitaciones.

Asturias y Castilla y León optaron directamente por suspender temporalmente las actividades comerciales en grandes superficies y centros comerciales. Cataluña fue ligeramente más permisiva y permitió la apertura de 800 metros cuadrados de superficie con un aforo del 30%.