Patrocinado por

La plantilla de Caixabank pide un mes para poder cerrar el ERE con acuerdo

Los representantes de los trabajadores no conciben que en solo dos reuniones puedan acercar posturas, piden más tiempo y convocan huelga

Caixabank y los sindicatos deben llegar a un acuerdo antes del día 10 de junio, que es cuando acaba el periodo formal de negociaciones del ERE, sin embargo, los representantes de los trabajadores ven imposible que se cierre en esa fecha, y piden que se amplíe el plazo al menos un mes más.

Según explican desde CCOO y UGT a Economía Digital, la semana que viene hay convocados dos nuevos encuentros, el lunes 7 y el martes 8, pero no conciben que “en solo dos reuniones” puedan dejar definidas las condiciones laborales de los trabajadores de Bankia, las indemnizaciones para los que salgan del banco o los contratos de aquellos que vayan reubicados a otras filiales del grupo.

En la reunión de este miércoles, “la dirección de Caixabank ha rechazado todas las alternativas planteadas por los sindicatos”, aseguran, por eso seguirán adelante con los paros parciales. Ayer hicieron el primero, de media hora, el lunes harán otro de una hora y el día 9, huelga general.

Si no hay prórroga, hay huelga, porque significaría que el banco aplicará las medidas de manera unilateral. Pero si finalmente amplían el plazo de negociación se puede desconvocar porque hay más acciones previstas” añade Ruth Bolaños de CCOO. Y es que los sindicatos también reservan el día 14 para una posible huelga.

“Alargar el plazo de negociación es una decisión mutua, tiene que haber consenso y por nuestra parte será así, ahora, el banco puede dar 15 días o un mes, dada la situación necesitamos lo segundo”, apunta. Asimismo, la plantilla seguirá movilizándose en distintas ciudades la próxima semana tal y como vienen haciendo, advierten.

¿Qué piden los sindicatos?

Los sindicatos han planteado a la dirección del banco una reducción del número de despidos, prejubilaciones y salidas por tramos de edad, aumentar el nuero de oficinas store e intouch y la homologación de condiciones de los trabajadores de Bankia. También que se garantice la voluntariedad de las adhesiones y se retire el cupo de bajas de mayores de 52 años, fijado en el 60% de las salidas.

En la reunión del martes, la dirección del banco presentó una nueva propuesta de condiciones y elevó en 205 el número de recolocaciones dentro del grupo. Desde 481 hasta 686, lo que reduciría el número de afectados a 7.605 personas desde las 8.291 iniciales.

Estas recolocaciones se distribuirán entre varias filiales tecnológicas y de servicios del grupo, pero los sindicatos mantienen que mientras no se negocien las condiciones laborales en exclusiva para los 686 recolocados (quieren un modelo de excedencia especial de grupo) seguirán computándolo como un despido forzoso más.

Pues a estas personas también se les tiene que despedir en Caixabank y dar de alta en una filial, de la que desconocen si las condiciones económicas son peores que las que tienen actualmente.

En cuando a las indemnizaciones por los despidos, el banco propuso una nueva definición de colectivos por edades. Por ejemplo, ahora incluye una generación más (desde 56 años) en el colectivo que recibiría, hasta cumplir los 63, un pago fraccionado correspondiente al 54% de su salario fijo, además del pago del convenio especial con la Seguridad Social.

También se incluye una generación más (54 años, además de los de 55 años, que ya estaban incluidos) en el colectivo que recibiría una indemnización de pago único consistente un 53% del salario multiplicado por 5,5, así como el pago del convenio especial con la Seguridad Social hasta que el trabajador cumpla 61 ó 62 años.

Caixabank y Bankia se reúnen este jueves para aprobar su fusión.

Y definieron condiciones específicas para las personas de 52 o 53 años, que recibirían una indemnización del 50% del salario regulador multiplicado por 5,5. Para el resto de trabajadores, la indemnización sería de 35 días de salario por año de servicio con un tope de 24 mensualidades.

Los sindicatos por su parte, proponen para el grupo A, los nacidos en 1969 o antes, el 65% de la retribución total del último año hasta los 63, aportación al plan de pensiones, posibilidad del rescate del plan en base al acuerdo laboral del 5 de mayo de 2016, póliza de asistencia sanitaria y cotización a la seguridad social hasta los 63 años.

El grupo B, donde se incluyen los nacidos en 1970, 1971 y 1972, el 63% de la retribución total bruta de los últimos 12 meses hasta los 63 años, aportación al plan de pensiones, póliza de asistencia sanitaria, cotización a la seguridad social hasta los 63 años, que no haya descuento de la prestación por desempleo y si primas por pago fraccionado.

Y para el grupo C, el resto de empleados, piden 45 días de salario sobre la retribución bruta total calculada a 12 meses, con un mínimo de 36 mensualidades. Y también incluir primas adicionales por pago fraccionado.

La empresa rechazó en un principio la propuesta “sin ni siquiera estudiarla”, explican desde CCOO y UGT. “Pero hablan de voluntad de llegar a acuerdo y al final han decidido estudiarla de cara al próximo encuentro”, concluyen.

Cristina Hidalgo