Liberbank salda sus deudas con la plantilla antes de negociar los recortes por la fusión

El banco ha movilizado más de 20 millones para pagar a todos los empleados e iniciará negociaciones en la segunda quincena de septiembre

Fachada de una sucursal de Liberbank en Málaga.

Fachada de una sucursal de Liberbank en Málaga.

Los trabajadores de Liberbank han cobrado su nómina integra por primera vez en ocho años. El banco, que había aplicado en este tiempo distintos recortes, cambió por completo su actitud un mes antes de cerrar la fusión con Unicaja y se comprometió a abonar a los trabajadores todo lo que les debía.  

En banco asturiano debía más de 20 millones a su plantilla por el recorte de salario que aplicó entre enero de 2020 y junio de 2021. Liberbank decidió reducir el sueldo a sus 3.100 empleados el año pasado (entre un 5% y un 8,5%) de manera unilateral, sin negociar y sin causa justificada.    

También eliminó algunos beneficios sociales como el 70% de las aportaciones al plan de pensiones. Una cantidad importante que afecta a cada empleado entre un 12-13,5% del salario total. La plantilla decidió acudir a la Audiencia Nacional, que declaró la nulidad de estos recortes. 

Pero el banco decidió llevar el caso al Tribunal Supremo, como ya había hecho en ocasiones anteriores. En el mismo tiempo ultimaba su fusión con Unicaja, y esta entidad puso cordura al asunto al indicar a Liberbank que resolviera todos los problemas con sus trabajadores antes de cerrarse la operación.  

Así que, a principio del mes de julio la entidad informó a su plantilla de que no recurriría al Tribunal Supremo y que junio había sido el último mes en el que cobraron menos de lo estipulado en sus contratos. 

También se comprometió no solo a pagar la nómina integra, sino a abonarles todo lo atrasado. Y es que Liberbank llevaba metiendo la tijera a los salarios desde 2013, año en el que hizo un ERTE que terminó por ser anulado por la Audiencia Nacional tras la denuncia de los sindicatos.  

Una decisión que también respaldó el Tribunal Supremo. En concreto, la sentencia estimó que el banco tenía que devolver a los empleados lo que no les habían pagado durante siete meses. Pero la entidad no pagaba y tuvieron que acudir de nuevo a la justicia.  

Hasta el pasado mes de junio, el banco seguía teniendo 60 casos pendientes de resolver por estos recortes. Sin embargo, entre julio y agosto, Liberbank ha limpiado todas sus deudas, pues como ya adelantamos en Economía Digital, Liberbank tenía provisionado en las cuentas del último año 21 millones de euros para realizar estos pagos. 

El escenario está ahora mucho más despejado para negociar con la representación laboral una reestructuración de plantilla con motivo de la fusión. Los sindicatos calculan que las reuniones empezarán en la segunda quincena de septiembre, pero esperan tener noticias en los próximos días. 

Barclays calcula más de 2.000 salidas

Descartan un ERE, como el que ha hecho Caixabank tras su fusión con Bankia, porque los solapamientos y duplicidades son mínimas. Pero también porque ambas entidades han negociado por separado prejubilaciones. Por eso defienden que tratarán de unificar condiciones laborales entre las dos plantillas y pactar salidas voluntarias.  

Sin embargo, este mismo martes, Barclays calculaba que para 2023 el número de empleados de Unicaja Banco, ya con Liberbank integrada, se habrá reducido en un 27% y que una reestructuración de costes debería ahorrar a la entidad 199 millones de euros, de los que 126 millones derivarían de los recortes tras la fusión en este segundo semestre.  

Es decir, el banco prevé que se produzcan más de 2.400 salidas en dos años, si se tiene en cuenta que la nueva entidad reúne a unos 9.000 empleados.  

Los primeros pasos de la nueva Unicaja

Solo unos días después de cerrarse la fusión de Unicaja y Liberbank (la misma se cerró el último día de julio y ha dado lugar al quinto banco más grande de España) llegaron los primeros cambios, sobre todo para los de la entidad asturiana. 

Y es que Liberbank empezó a lucir en su página web, app móvil e incluso en la cuenta de Twitter o Facebook el logo de Unicaja Banco. Asimismo, la red de cajeros (ahora más extensa) ha sido uno de los cambios más palpables.  

Los clientes pueden sacar dinero gratis a débito, sin comisiones, en los cajeros de uno y otro banco, unos 2.700 en total. Los cambios en las oficinas se harán de manera gradual en la recta final de año. Y los de las cuentas y tarjetas no llegarán hasta que se produzca la integración tecnológica. 

Entre tanto, el banco malagueño ya ha empezado a hacer suyos los patrocinios y acuerdos comerciales que tenía Liberbank, como el del Real Madrid. De hecho, Unicaja se ha convertido ya en el banco oficial del club de fútbol. 

Lo que implica también que la entidad diseñe productos financieros especialmente pensados para los aficionados del club, como la tarjeta y la hipoteca Real Madrid. Al tiempo, Unicaja se ha quedado el patrocinio del Oviedo Club de Baloncesto para esta temporada y en consecuencia, ha pasado a llamarse Unicaja Banco Oviedo. 

Cristina Hidalgo