Los hoteleros piden ayudas en la luz y el gas como en la primera ola

La patronal CEHAT reclama modificaciones de potencias en electricidad y de caudal en gas como medidas de ahorro

Ante la caída de la demanda y la falta de ingresos, los hoteleros buscan fórmulas para mantener a raya la partida de costes. La última propuesta lanzada al Ejecutivo no es nueva, pero sí eficaz. Se trata de reactivar una de las medidas que el Gobierno destinó a pymes  — vigentes hasta septiembre —  durante la primera ola del coronavirus: la bajada de potencia eléctrica y de caudal de gas sin que conlleve penalización.

Así lo ha solicitado la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), que considera que en la primera ola ayudó “a aliviar en cierta medida la situación del sector alojativo” porque “muchos establecimientos se vieron abocados al cierre y a una solicitud del cambio de potencia energética”.

No obstante, con la llegada de la desescalada y la reapertura de algunos establecimientos hoteleros, estas disposiciones dejaron de estar en vigor en septiembre, lo que afectó negativamente a los alojamientos que abrieron y querían solicitar de nuevo un cambio de potencia.

Ahora, ante la nueva situación epidemiológica, la patronal pide al Ejecutivo volver a valorar estas iniciativas. Para CEHAT, estas medidas supondrían un ahorro de sobrecoste energético de entre 2.000 y 3.000 euros mensuales a cada establecimiento.

El motivo de la nueva petición de la patronal hotelera es que el nuevo estado de alarma podría durar hasta mayo de 2021, por lo que muchos establecimientos se están viendo en la obligación de volver a cerrar y, con la actual normativa, no pueden solicitar un nuevo cambio de potencia energética.

“Estas medidas son esenciales para poder adaptar las necesidades de los establecimientos alojativos”

Por ello, CEHAT, acompañada por el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH), demanda que, al menos, se consideren otras iniciativas similares y que el marco legislativo aporte medidas concretas para que cada establecimiento pueda implementar soluciones flexibles. “Esto permitiría proteger la viabilidad de las empresas y la competitividad del sector también desde el punto de vista energético”, explican CEHAT e ITH en un comunicado enviado este jueves.

Álvaro Carrillo de Albornoz, director general del ITH, apunta que “este tipo de medidas para pymes son esenciales para poder adaptar las necesidades de los establecimientos alojativos a las nuevas medidas tomadas desde el Gobierno para combatir la pandemia. En este sentido, en ITH contamos con socios como Exclusivas Energéticas que ofrece servicios y soluciones personalizadas para la optimización del consumo y gasto energético”.

Otras medidas para reactivar el sector

La de CEHAT no es la primera propuesta lanzada al Ejecutivo ante la crisis del coronavirus y sus consecuencias. A principios de octubre señaló la necesidad de tomar medidas que estimulen la demanda en el sector alojativo, como un cambio de la normativa aérea para establecer puntos de testeo rápido para los viajeros en todos los aeropuertos de la Unión Europea, donde puedan realizarse pruebas para la detección del virus.

La propuesta se podría materializar gracias al cambio que se ha vivido en los últimos meses en la tecnología relativa a los testeos y a los test de antígenos. Estos últimos ahora “son mucho más asequibles y rápidos”, por lo que posibilitarían que cualquier persona pueda realizarse una prueba en el aeropuerto, “obteniendo el resultado en unos minutos”, afirmó la patronal.