Mango pierde más de 100 millones por el golpe del coronavirus a las tiendas

La cadena de moda perdió más de 500 millones de ingresos por las restricciones de la pandemia. El auge del comercio online no compensó la caída física

Megastore de Mango en la calle Serrano de Madrid

El coronavirus se lleva por delante la vuelta a beneficios de Mango. La cadena de moda logró ganar dinero en 2019 después de tres años de pérdidas, pero la pandemia le impidió asentarse en los números negros. La compañía perdió 110 millones de euros durante el pasado ejercicio por culpa del virus, que le obligó a cerrar buena parte de las tiendas durante parte del año y terminó por costarle más de 500 millones de ingresos.

A pesar del crecimiento de la venta online, la organización que dirige Toni Ruiz sufrió un descenso de la facturación de 532 millones, que pasó de los 2.374 millones de euros a los 1.842 millones (-22%). El dato llegó atenuado por el crecimiento del negocio online, que ascendió hasta los 766 millones de euros y ya representa prácticamente el 40% de las ventas totales de la firma.

Sin embargo, la actividad digital todavía es insuficiente para compensar a las tiendas físicas. Según los cálculos de Mango, las tiendas estuvieron cerradas de media alrededor 70 días durante todo 2020. Y en muchas regiones, volvieron a abrir con fuertes restricciones que le impidieron recuperar los niveles habituales.

El Ebitda prácticamente empató el del ejercicio anterior y se quedó en 193 millones debido a la aplicación de la nueva normativa contable NIIF 16. Sin los efectos de la ley, el resultado bruto hubiera quedado en 21 millones de euros.

Mango terminó el año de la pandemia con 43 tiendas más de las que tenía

“Debemos estar satisfechos, gracias a la gran apuesta del canal online hemos logrado que en 2020 haya representado el 42% del total de nuestra facturación”, celebra Toni Ruiz, consejero delegado de la cadena.

Durante la pandemia, Mango siguió con la reestructuración del parque de tiendas acometido desde hace años. Al cierre de 2020, la empresa contaba con 43 puntos de venta más; 2.221. De éstas, 140 tienen más de 800 metros cuadrados. “La compañía llevó a cabo más de 150 aperturas durante el año”, detalla la sociedad.

Las medidas antipandemia de Mango

Para mitigar la caída de los ingresos, la empresa desplegó un abanico de medidas anticoronavirus que le supusieron un ahorro de aproximadamente 230 millones de euros entre el ahorro salarial y las negociaciones para renegociar el alquiler de sus tiendas. La mayor parte del recorte de plantilla se produjo a costa de no renovar al personal eventual de sus tiendas.

Las negociaciones con los propietarios de los establecimientos comenzaron ya durante la primera ola, cuando la empresa tuvo que cerrar todas sus tiendas en el país. La compañía consiguió recortar el gasto en 70 millones de euros al aplicar medidas de flexibilidad que, en muchos casos, continuarán en 2021.

Además, Mango pidió 240 millones de euros avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) que le concedieron Banco SantanderBBVABankiaBanc SabadellCaixabank, Ibercaja y Crédit Agricole. El oxígeno financiero le sirvió para “garantizar una financiación estable a largo plazo y sin aportación de garantías adicionales, lo que nos permite incrementar nuestra liquidez y disponer de un mayor margen para afrontar el impacto que la Covid-19 tuvo en nuestro negocio”, dijo Ruiz en su momento.