De DIA a Carrefour: la venta online podría colapsarse

Las webs de los principales supermercados de España advierten de problemas para gestionar una elevada demanda de productos

El coronavirus no solo amenaza con vaciar los pasillos de los principales supermercados de España. La venta online de estas compañías, que cuenta con una estructura mucho más pequeña que el canal físico, puede colapsar si el nivel de histeria colectiva no se reduce.

Así, cadenas como DIA o Carrefour ya están lanzando mensajes para concienciar a sus clientes de que puede haber problemas en la entrega de productos.

En el caso de DIA, su página web informa de que ​​​​​”en este momento, el servicio online podría verse afectado debido al aumento de pedidos”.

Un usuario de Twitter contaba qué sucedía cuando intentaba comprar durante esta semana en La Plaza de DIA a través de Amazon Prime

Carrefour, por su parte, ha añadido en el portal de compra online un mensaje de sensibilización. La cadena francesa de supermercados informa que hasta el viernes 13 quiere dedicar el canal online a los más necesitados, en este caso mayores o personas en cuarentena. 

Mercadona paraliza pedidos en Madrid

El pánico entre la gente también cunde en Mercadona. La cadena valenciana de supermercados, con casi un tercio de cuota de mercado en España, se ha visto obligada a suspender su servicio online en algunas zonas de Madrid debido a la “alta demanda”.

Usuarios de zonas como La Latina se han encontrado esta mañana con un mensaje en el que aseguraba que “temporalmente no vamos a realizar reparto en su zona. Podremos atenderle en su tienda cercana en el horario habitual de 9 a 21:30 horas”.

A este respecto, el presidente de la compañía, Juan Roig, lanzaba ayer, martes, una llamada a la calma. “Hay que racionalizar el miedo”, dijo en una declaración leída sin preguntas tras la rueda de prensa de presentación de resultados en Paterna (Valencia).

El motivo es que Mercadona en Madrid no tiene todavía colmenas (centros logísticos) y abastece sus productos online desde las tiendas, por lo que es imposible garantizar la demanda por internet en estos momentos.