Merlin mete presión a Puerto de Barcelona para asumir el control de la zona logística

La zona logística del puerto de Barcelona buscar ser un polo de atracción inversora, y eso pasa por tomar algunas decisiones

Merlin

La logística se ha convertido en la niña mimada del sector inmobiliario en los últimos trimestres. Están llegando importantes inversiones a este segmento, de ahí que su control sea fundamental. Aunque en el caso de Merlin Properties, dicho control es importante pero no una obsesión. El mejor ejemplo lo tiene en la ZAL de Barcelona, donde es copropietario de la sociedad que gestiona sus negocios, y asumir todo el poder lo deja en manos de sus socios, aunque el mensaje queda claro: están preparados.

La Zona de Actividad Logística de Barcelona es un polo de atracción de negocio. Además, tras la pandemia sus dueños Port de Barcelona (51%) y Merlin (49%) pueden volver a gozar de buenos beneficios con las rentas de alquiler. Y todo pese a que la zona tiene el -lógico- crecimiento limitado por la barrera natural que supone el mar. Ante este contexto, han surgido dudas en el sector con respecto a la voluntad de la socimi comandada por Ismael Clemente de situarse como el máximo accionista de Cilsa, la sociedad que controla el negocio.

Con esa fortaleza que representa la recuperación del sector logístico, y el continuo avance de Merlin dentro de Cilsa, se trata de una cuestión que interesa y preocupa, a partes iguales, a los inversores del sector. En este sentido, según ha explicado el CEO de la socimi ante un grupo de analistas, en estos momentos su actitud ha cambiado, y tomarán una actitud más reactiva con respecto al futuro inmediato de la sociedad. No obstante, y por si caso, Ismael Clemente no duda en afirmar que están preparados para hacerse con el control mayoritario si es necesario. Algo que expresa con mucha contundencia.

En este escenario, desde Merlin han decidido que el siguiente paso lo den en la autoridad portuaria de Barcelona. Esgrimen que si ellos quieren que la socimi tome las riendas, lo harán. «Estamos preparados», aseguran desde la inmobiliaria. Ismael Clemente deja claro que la administración y gestión de la sociedad, en cierto modo, ya la llevan ellos desde hace bastante tiempo, y eso sería un paso más en esa línea.

En todo caso, y para no generar ningún tipo de disputa con sus socios del Puerto, en Merlin manifiestan que están preparados para un papel más protagonista. No obstante, según ha podido conocer ECONOMÍA DIGITAL en fuentes del sector, en estos momentos no hay una necesidad urgente de dichos cambios, aunque hay asuntos, como el de la fábrica de Nissan y su uso como espacio logístico, que genera mucho interés para Merlin. Pese a todo, la reivindicación de que ellos están preparados para asumir el control es una declaración de intenciones manifiesta.

Merlin y el ZAL

La toma de decisiones con respecto a la zona logística del puerto no es un asunto menor, y se trata en cierto modo de una preocupación para Merlin. Respecto a la falta de suelo y nulo crecimiento en la ZAL del puerto de Barcelona por falta de metros, Ismael Clemente aseguraba hace unos meses que están en un proceso estratégico de búsqueda de metros en los alrededores. «La ZAL está sin metros y no podemos hacer nada. Lo que se intentará es ir asociándose con los que ya tienen metros en la zona, aunque ya estén ocupados con logística, para que cuando vayan cumpliendo los contratos se puedan vincular con la actividad del puerto de Barcelona», mantenía el CEO de la socimi.

«La principal oferta que hay en la zona portuaria de Barcelona son los terrenos de Nissan y lo más normal sería añadirlo a la plataforma portuaria para dar alas al puerto de Barcelona y que no compita en desigualdad de condiciones con otros puertos del Mediterráneo», matizaba Ismael Clemente con respecto a la intención de lo que se pretende con estos terrenos.

Además, todo esto se produce tras la salida del CEO de Cilsa, Alfonso Martínez, que será el nuevo director general dl grupo especializado en paquetería industrial TSB. Asimismo, se incorporará al consejo de administración de Cilsa. Aún no ha trascendido el nombre de la persona que le sustituirá al frente de la ZAL, pero diversos medios apuntan a un profesional de la propia compañía para continuar su labor.