La moda afronta el Black Friday con menos ventas y poco margen para aplicar descuentos

El incremento de los costes fijos priva a los comercios de hacer campañas con grandes descuentos

Una tienda de ropa. Foto: Pxhere

La inflación y la incertidumbre económica llegan a la moda. Desde que se importó de los Estados Unidos, el sector aprovecha el Black Friday para impulsar y adelantar las compras previas a la campaña de navidad. Este año, sin embargo, el sector afronta este período con menos ventas por la contracción del consumo y con poco margen para aplicar descuentos por el incremento de los costes.

Según apunta Acotex, la patronal de la moda y retail que aglutina desde pequeños comercios a marcas como H&M y Inditex, en el último mes han detectado una menor afluencia de clientes en las tiendas. Atribuyen esta disminución de las compras a la reducción del poder adquisitivo de los consumidores por los incrementos del precio de bienes y servicios más básicos como la luz, el gas, la vivienda o la alimentación. “Queda muy poco o nada para la ropa”, advierten.

Aunque las ventas de ropa se incrementaron en un 4,2% en octubre respecto a 2021, la facturación ha ido disminuyendo mes a mes, según datos de la asociación. En mayo, este aumento era del 16% y se ha ido reduciendo progresivamente en los últimos meses, con un único repunte en agosto, cuando los compradores tienden a relajarse durante las vacaciones. Aun así, en lo que va de año las ventas se han incremento un 14,1%.

Contrastan con estos los datos aportados por Kantar, más pesimistas. Según explica la consultora en un reciente informe, desde junio el volumen de prendas adquiridas se ha ido reduciendo, dejando escenarios de menos compradores, menos frecuentes y con menos prendas en sus bolsas.

Hasta ahora, al alza de los precios había enmascarado este síntoma de enfriamiento, ya que permitía de igual forma el crecimiento de la facturación. Sin embargo, Kantar asegura que en octubre se ha empezado a demostrar “la verdadera situación y su sensibilidad al contexto económico”. El mes pasado se compró un 11,8% menos de prendas de vestir, cifra que la subida de precios generalizada no ha logrado compensar, comportando una reducción en la facturación del 10,4%.

Subida de precios generalizada en el mercado

Asimismo, según los datos analizados por la consultora, la subida de precios del sector ha sido generalizada en todas las categorías y en todos los retailers, incluido los low cost, lo que da menos opción de compra al consumidor. Tampoco ha ayudado el hecho que el frío haya tardado en llegar, atrasando la renovación de las prendas de temporada. 

Mientras que la consultora ve tanto la campaña del Black Friday como la Navidad como “una oportunidad para revertir estos síntomas de enfriamiento”, Acotex alerta que los comercios no están en disposición de hacer grandes descuentos. El incremento de los costes fijos como la luz, las materias primas, el alquiler y la logística ha dejado al sector con márgenes insuficientes “para aplicar descuentos agresivos”: “Habrá descuentos porque los está esperando los clientes, pero serán livianos”. Este fenómeno se agrava en los pequeños comercios, cuyo margen de beneficio suele ser más reducido.

«Plantillas mermadas»

Por otro lado, los sindicatos alertan del estado del mercado laboral en el sector de la moda y el comercio durante el Black Friday. En un informe publicado este martes, CCOO habla de “plantillas mermadas” a las que se dota con “escasos refuerzos de personal de carácter temporal y a tiempo parcial”, que volverán a tener que hacer frente a “cargas de trabajo muy superiores a las de otras épocas del año”.

Analizando los datos de la encuesta de población activa, en el tercer trimestre de este año el empleo en el sector comercial es ligeramente inferior a los niveles previos a la pandemia, con apenas un 1% menos de trabajadores. Esta diferencia es más pronunciada en el pequeño comercio, con casi un 3% de empleados menos.

Kantar asegura que el año pasado, gracias al Black Friday, el mes de noviembre supuso el 11,2% de la facturación anual del sector, consiguiendo crecer un 46,9% respecto a noviembre de 2020. Diciembre, concentrando el 12,3% de la facturación anual, tuvo un crecimiento más moderado, al obtener un aumento del 16,3% respecto al diciembre de 2020.