Inditex cambia el chip: del silencio a diseñar una patronal textil a la medida de los grandes

Distintas fuentes del sector aseguran que la matriz de Zara opta por impulsar la Asociación Retail Textil España al margen de la tradicional Acotex con el objetivo de constituir un espacio a nivel nacional con el que defender los intereses específicos de las grandes compañías, de Primark a H&M

Tienda de Zara, la marca de referencia de Grupo Inditex / EFE

Tienda de Zara, la marca de referencia de Grupo Inditex / EFE

Inditex cambia de tercio. De pasar a tener un perfil bajo en el ámbito asociativo en España, ahora impulsa y lidera una nueva asociación dentro de la patronal textil que parece hecha a medida de las grandes del sector. Esta semana, el Boletín Oficial del Estado (BOE) revelaba que la matriz de Zara, junto con sociedades detrás de las que se encuentran H&M, Uniqlo, Primark, JD Sports y Sprinter, han decidido crear la Asociación Retail Textil España (ARTE), una entidad que discurre al margen de la Asociación Nacional del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex), hasta ahora, la más representativa en el retail español.

Acotex asegura a Economía Digital Galicia que, a pesar del movimiento, Inditex todavía se mantiene dentro de la asociación presidida por Eduardo Zamácola. Entonces ¿a qué se debe esta operación y este cisma dentro de la patronal textil? Distintas fuentes empresariales lo tienen claro: buscar un espacio de ámbito estatal más acorde con las necesidades propias de firmas de su envergadura.

A nivel nacional y de los grandes

Distintas fuentes tanto empresariales como sindicales consultadas por este medio rechazan hablar de cisma, simplemente opinan que “Inditex quiere fomentar una entidad hecha a medida de las empresas grandes y que atienda específicamente sus intereses, cosa que Acotex no puede hacer, ya que representa a muchos grupos menores”. Lo cierto es que la nueva entidad ARTE incluye a todos los grandes gigantes del sector de la moda que operan en España con la excepción de El Corte Inglés, Mango, Tendam o todo el conglomerado de marcas del clan Domínguez (Adolfo Domínguez, Lonia o Bimba y Lola).

En el mundo empresarial también hay quien apunta a que los de Amancio Ortega estarían buscando con esta operación impulsar una asociación que tuviera «realmente carácter nacional», algo a lo que no llegaría por sí sola Acotex.

«Lo cierto es que Inditex nunca ha querido participar en organizaciones empresariales con representados mucho más pequeños porque, debido a sus dimensiones, puede parecer que acaba fagocitando a esta entidad», apunta otra fuente del ámbito de moda, que recuerda que los de Marta Ortega, por ejemplo, no están dentro de Fedecom, la Federación Española de Empresas de la Confección, aunque desde 2019, sí dentro de la CEOE, patronal en la que, en todo caso, no tiene representación en sus órganos de gobierno.

Convenios colectivos

En paralelo, desde moda.es apuntan a que debido al ingente tamaño de sus asociados, la nueva asociación, si quisiera, tendría suficiente representatividad para sentarse en la mesa negociadora de los convenios.

Las negociaciones de los convenios del comercio textil son de carácter provincial pero en los últimos meses han aflorado conversaciones entre Acotex y sindicatos explorando la posibilidad de un convenio de carácter nacional o, al menos, de un marco común para la negociación de los convenios colectivos. Para distintas voces este sería otro de los aspectos por los que Inditex y sus homólogos en ARTE pretenden potenciar una asociación propia que defenda los intereses específicamente de los grandes retailers.

En cualquier caso, de momento, tanto Inditex como los otros gigantes de la moda que han impulsado la nueva entidad guardan silencio. «Se acaba de constituir y, de momento, no se hacen declaraciones al respecto», tercian desde Arteixo a preguntas de este medio.

García Maceiras: ¿cambio de rumbo o continuidad?

Que Inditex de un paso al frente en el ámbito empresarial en este momento es una movimiento que tampoco pasa desapercibido. Distintas voces ven en esta operación un cambio de tercio en el que, aseguran, tendría que ver el nuevo consejero delegado de la compañía, Óscar García Maceiras, «con un perfil más político y más cercano que la anterior dirección». «La imagen es distinta, aunque no significa una ruptura ya que, a fin de cuentas, fue Pablo Isla quien impulsó la entrada del grupo en la CEOE», conceden.

Sea como fuere, lo cierto es que el tándem de García Maceiras y Marta Ortega semeja, al menos a nivel mediático, menos hermético. La nueva presidenta no ejecutiva de Inditex, que el pasado verano hizo sus primeras declaraciones públicas en la junta de accionistas de la multinacional, ha impulsado en el último año en calidad de mecenas dos exposiciones fotográficas de históricos de la moda en A Coruña: primero de su amigo personal, el ya fallecido Peter Lindbergh . Ahora, Steven Meisel.