Nissan admite una caída de las ventas por el cierre de la fábrica de Barcelona

La compañía japonesa lamenta que el cliente confundió la clausura de la planta con el abandono total de España. "La venta de productos se mantiene", garantiza

Aspecto del nuevo Nissan Qashqai, una de las novedades que se pueden ver en Automobile. EFE/Quique García

El cierre de la fábrica de Barcelona ya repercute en las ventas de Nissan en Cataluña. Si ya de por si el último año ha sido suficientemente complicado, con la pandemia y la crisis de los microchips, a la firma japonesa se le sumó una crisis reputacional por abandonar la planta catalana. Así lo admitió el director general de Nissan Iberia, Bruno Mattucci, este jueves en el salón Automobile de la ciudad mediterránea.

El directivo hizo balance de la situación de la compañía en un evento en el que mostró el nuevo Nissan Ariya. Pese a la ofensiva comercial acometida en los últimos meses, la empresa no pudo desmarcarse de la clausura de la fábrica de Zona Franca (Barcelona), prevista para este mes de diciembre. «Ha tenido impacto aquí en Barcelona y en Cataluña porque los ciudadanos creyeron que Nissan iba a parar y marcharse de España», señaló el dirigente al finalizar el acto.

Desde el inicio de las protestas de los trabajadores por el cierre, Nissan trató de desligar su vertiente comercial de la industrial. Este jueves, Mattucci insistió: «Hay que explicar al consumidor que son dos cosas separadas: una es la estrategia de eficiencia y producción global, que es lo que ha afectado a la fábrica de Barcelona, y la otra es la venta de productos, que en España y en Europa se mantiene».

Para el dirigente, el cliente pensó que Nissan se iba de España al leer «los artículos en prensa en los que se decía que Nissan cerraba la fábrica». De ahí el golpe en las ventas, lamentó.

Sin embargo, la automovilística cree que la caída es ya cosa del pasado y vislumbra una pronta recuperación. Aunque no se atrevió a realizar una previsión de ventas para todo el año, Mattucci celebró que el Nissan Qashqai «es un éxito» y defendió ya no sienten ningún tipo de impacto por el cierre de la fábrica.

Nissan también sufre la crisis de los microchips

Del mismo modo que el resto de la industria, Nissan sufre la escasez de semiconductores. El impacto en la producción se traduce en escasa disponibilidad de coches. «Tenemos una visibilidad de producto de menos de cuatro semanas por lo que es imposible hacer algún tipos de previsión.

Al estar ya de salida, la falta de microchips no afectó a la producción de una planta que ya tiene apenas actividad. En el primer cuatrimestre del ejercicio 2021/2022 , la empresa sacó a la carretera solamente 9.229 vehículos, como avanzó Economía Digital.

Mattucci evitó referirse en todo momento al proceso de reindustrialización de Barcelona, que este viernes vivirá una reunión decisiva en la que se decidirá el número de proyectos que optan a la fase final para quedarse con el centro.

La candidatura de Great Wall Motors

La mesa de reindustrialización de Nissan Barcelona se reunirá este viernes para valorar de manera formal las distintas propuestas existentes. A las ya conocidas de Silence, Punch y el hub de descarbonizacion impulsado por QEV hay dos fabricantes asiáticos de los que oficialmente no trascendió el nombre.

Como explicó este medio, una de las compañías del continente asiático a los que podía encajarle instalarse en Zona Franca era la china Great Wall Motors. Según Ara, la automovilística sería una de las favoritas al poder hacerse cargo de la mayor parte de los puestos de trabajo en juego.

Carles Huguet