Orange y MásMóvil negocian en exclusiva una fusión valorada en 20.000 M€

Se trata del primer paso, aunque ahora vendrá un largo proceso que, sobre todo, puede tener problemas en el ámbito regulatorio

Orange

Finalmente llegó el primer paso de la ansiada consolidación del sector de las telecomunicaciones en España. En concreto, Orange y MásMóvil han anunciado que están negociando en exclusiva para llevar a cabo una fusión. Este movimiento llega tras meses de rumores donde también había surgido el nombre de Vodafone. Aunque al margen de las propias negociaciones corporativas, el siguiente gran reto será conseguir la bendición de los reguladores, algo que será muy complejo.

La entidad resultante tendría la forma de una ‘joint venture’ controlada por Orange y MásMóvil al 50%, con una valoración de la entidad conjunta de 19.600 millones de euros. Ambas entidades se valoran de forma “atractiva”, según han explicado en un comunicado, con una valoración de Orange España de 8.100 M€ (7.5x 2022E EBITDAaL y 38.7x 2022E EBITDAaL – eCapex)  y una valoración de MásMóvil (que incluye la adquisición de Euskaltel) de 11.500 M€ (9.9x 2022E EBITDAaL y 17.8x 2022E EBITDAaL – eCapex).

Por lo que respecta a la decisión dentro de la compañía, Orange y MásMóvil tendrían los mismos derechos de voto en la entidad combinada resultante. En consecuencia, ni ninguna de las dos compañías consolidaría la entidad combinada en sus cuentas.

Asimismo, el acuerdo entre las partes contempla el derecho a lanzar una Oferta Pública de Venta (OPV) bajo ciertas condiciones acordadas por ambas partes y el derecho de Orange a tomar el control y consolidar la entidad combinada resultante en caso de una Oferta Pública de Venta. En ningún caso estaría el operador naranja obligado ni a salir de la entidad combinada resultante ni a ejercer esas opciones.

La ‘joint venture’ integraría los activos y los equipos de ambas compañías en España, apoyándose en sus modelos de negocio altamente complementarios, para dar servicio a 4.0+3.1  millones de clientes de fijo (de los cuales 3.0+2.6 son convergentes), 11.5+8.7 millones de clientes de móvil postpago y casi 1.5 millones de clientes de TV.

El problema de la regulación

Sobre el papel todos los números cuadran para ambas compañías, pero es posible que desde Bruselas no piensen lo mismo. Debido al volumen de la operación, tendrán que ser los reguladores europeos quienes determinan el OK a la fusión.

Según fuentes consultadas por ECONOMÍA DIGITAL, la operación, tal cual está planteada en estos términos, nace con un veto. Una de las clave en todo este proceso serán los ‘remedies’; es decir, que deberán soltar activos para que otras compañías se hagan con ellos y, de este modo, poder equilibrar la competencia. Debido al tamañado de mercado que ha ganado MásMóvil, la consolidación con Orange crea un gigante que tendría casi la mitad del mercado móvil en España, y una parte muy importante del fijo.

En este contexto, y pese a que la Comisión Europea ya ha insinuado que no sería tan estricta con la norma no escrita de que existan cuatro operadores por país, lo cierto es que este movimiento pone en riesgo la competencia real en España, sobre todo por la situación de debilidad en la que quedaría Vodafone.