Repsol deja atrás las pérdidas y gana 648 millones de euros en el primer trimestre

La compañía perdió 487 millones el año anterior afectada por la caída de los precios del crudo y del gas, y el desplome de la demanda por la crisis

Repsol logró un resultado neto de 648 millones de euros entre enero y marzo de 2021 frente a las pérdidas de 487 millones del año anterior, cuando la caída de los precios del crudo, del gas y el desplome de la demanda por crisis sanitaria impactaron en sus cuentas.

La crisis sanitaria derrumbó en 2020 la demanda mundial y los precios de las materias primas de referencia internacional, con descensos sin precedentes que llevaron al crudo Brent a mínimos de 15 dólares por barril en abril del pasado año y a una cotización media para el ejercicio de 41 dólares.

Entre enero y marzo de 2021 la cotización media del Brent se incrementó hasta los 61 dólares por barril, lo cual conllevó la revalorización de los stocks, mientras que la del gas Henry Hub se situó en 2,7 dólares por MBtu, similar al trimestre precedente.

La empresa que preside Antonio Brufau destaca que el resultado del primer trimestre se ha conseguido “gracias a una eficiente gestión que le permitió afrontar el difícil contexto global, a la vez que avanzaba en sus objetivos estratégicos de descarbonización”.

En un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) informa que el resultado neto ajustado, que mide el desempeño de los negocios, alcanzó los 471 millones de euros, un 5,4% por encima del mismo periodo de de 2020 y con un destacado comportamiento de las áreas de Exploración y Producción y de Química, frente a un momento complicado de Refino y de Movilidad.

Asimismo, la puesta en marcha del Plan Estratégico 2021-2025 junto con las medidas implantadas por la compañía para hacer frente a la pandemia, se reflejaron en un flujo de caja positivo en todos los negocios, que sumó un total de 507 millones.

La empresa también fue capaz de reducir en 326 millones de euros su deuda neta en los tres primeros meses del año, un 5%, hasta situarla en 6.452 millones. Por su parte, la liquidez alcanzó los 8.456 millones de euros, lo que representa 2,93 veces los vencimientos a corto plazo.

Adicionalmente, con el objetivo de reforzar su posición financiera, la compañía cerró en marzo una emisión de bonos subordinados por un importe de 750 millones de euros.

Durante los primeros meses del año, Repsol puso en marcha diversas iniciativas de transformación industrial que le permiten avanzar en la transición energética y colaborar en la recuperación económica del país. El 40% de las inversiones en el trimestre se destinaron a proyectos bajos en carbono.

Por áreas de negocios

El área de Exploración y Producción obtuvo en el primer trimestre del año un resultado de 327 millones de euros, muy por encima de los 90 millones del mismo periodo del ejercicio anterior.

En concreto logró que sus precios de realización del crudo y del gas tuviesen un mejor comportamiento que los de referencia internacional, con una subida entre enero y marzo del 23,4% en el caso del crudo y del 41,7% para el gas.

Al mismo tiempo, continuó profundizando en su estrategia de descarbonización, que le llevará a reducir las emisiones de CO2e por barril producido en un 75% hasta 2025. La producción media ascendió a 638.000 barriles equivalentes de petróleo al día, en línea con las cifras que contempla el nuevo Plan Estratégico y ligeramente superior a la del anterior trimestre.

En lo que se refiere a la exploración, los éxitos de 2020 continuaron en 2021 con un descubrimiento llevado a cabo en Bolivia, en el pozo Boicobo Sur-X-1ST, en el que se hallaron volúmenes de hidrocarburos que constituyen alrededor de 1 TCF de reservas y recursos prospectivos.

El buen desempeño en exploración es especialmente significativo si se tiene en cuenta la reducción de costes que la compañía está llevando a cabo en este ámbito, con un 49% menos de gasto respecto al mismo periodo de 2020.

En relación al proceso de arbitraje con Sinopec por la compra del 49% de Talisman Energy UK en 2012, en abril se ha conocido un nuevo laudo parcial en el que el Tribunal Arbitral rechaza tres de las cuatro demandas de Sinopec pendientes. La valoración preliminar es positiva para Repsol, considerándose que reduce la estimación del riesgo inicialmente contabilizada por la sociedad.

El área Industrial logró un resultado de 73 millones de euros, frente a los 288 millones de los tres primeros meses de 2020, lastrada por el impacto negativo del covid-19 en las condiciones del mercado internacional.

En estas circunstancias, las áreas de Química y de Mayorista y Trading de gas tuvieron un comportamiento positivo, mientras que Refino sufrió las consecuencias que para el conjunto del sector está generando la pandemia, con bajos márgenes y paradas de actividad.

Además, el área se está viendo afectada por la incertidumbre generada por la transición energética, que va a exigir importantes proyectos e inversiones en los próximos años para alcanzar los objetivos de transformación y descarbonización contemplados por Repsol.

En el área de Comercial y Renovables, alcanzó un resultado de 101 millones, frente a los 121 millones del primer trimestre del ejercicio 2020. Las restricciones a la movilidad implantadas en España y los efectos de la tormenta Filomena contrajeron un 14% la demanda del trimestre en las estaciones de servicio, lo que incidió en el resultado del negocio de Movilidad.

Por su parte, Renovables y Generación tuvo un buen desempeño, vinculado principalmente a la mayor generación, al igual que Lubricantes, que incrementó sus volúmenes vendidos.

A su vez, Repsol cuenta con un portafolio de 31 proyectos, con una inversión total asociada de 6.359 millones de euros, en el marco de las convocatorias de manifestaciones de interés para los fondos europeos Next Generation llevadas a cabo por el Gobierno.