Sidenor, la primera industria que para la producción por el alza de la luz

El grupo dejará de producir aceros especiales durante 20 días por el "desorbitado" precio de la tarifa de la electricidad en España

La entrada principal de la planta de Sidenor en Basauri (Vizcaya). EFE/Alfredo Aldai

Sidenor se convierte en la primera industria en parar su actividad debido al incremento “desorbitado” del precio de la luz. La siderúrgica ha criticado que la subida de la tarifa ha elevado su coste eléctrico hasta los 260 euros por MW/hora, lo que supone “un incremento del 300 % sobre el del año pasado”, cuando abonaba 60 euros.

Y es que el precio de la luz continúa con su tendencia ascendente. Ni siquiera la entrada en escena del Puente de la Hispanidad ha logrado contener la evolución del mercado mayorista de la electricidad, que remontará un 5% este lunes hasta situarse en los 184,48 euros por megavatio hora (MH/h).

En concreto, Sidenor detendrá la producción de aceros especiales durante 20 días. El aumento del coste eléctrico genera una situación que de pérdidas que imposibilita “mantener el ritmo actual de producción”. De hecho, con este aumento el grupo vasco tendrá que pagar 200 euros más por tonelada producida, lo que dispara más de un 25% sus costes totales.

La subida incesante del precio de la electricidad hasta máximos históricos y su consecuente repercusión en la inflación está afectando ya a la competitividad del tejido productivo español, cuando apenas inicia su reactivación tras la crisis originada por la pandemia del coronavirus.

Así lo han constatado los economistas y expertos consultados por Economía Digital, que avisan de que el incremento en el coste de la electricidad unido a los mayores precios de materias primas y los problemas de abastecimiento y dificultades logísticas están dañando ya la competitividad de las empresas españolas.

La empresa que preside José Antonio Jainaga es una de las empresas afectadas que se ha visto obligada a alterar su hoja de trabajo de aquí a final de año, puesto que esos 20 días de menos recortan un 30 % el calendario de actividad hasta el próximo 31 de diciembre.

Asimismo, desde Sidenor advierten que esto sólo es “una primera medida” para “intentar limitar el tremendo impacto que los desorbitados y descontrolados costes eléctricos están causando” en el grupo e insisten en que la parada “no soluciona el problema de fondo”.

Si los precios de la luz no bajan se abrirá el cajón de las deslocalizaciones

“Hoy la empresa española es menos competitiva que la alemana o la francesa”, afirma Fernando Soto, director general de la Asociación de Empresas con Gran consumo de Energía (AEGE) al explicar el sufrimiento de la industria electrointensiva en España por el incremento de costes.

El dirigente asume que el sector se encuentra en un callejón con difícil escape. Para Soto, una salida, la que peores consecuencias tendría para el país, es que si los precios de la electricidad no bajan a mediados de 2022 se abrirá el cajón de las deslocalizaciones.

“Deslocalizaciones hacia lugares donde la legislación medioambiental sea más laxa que la que tenemos hoy en día en Europa. Es un riesgo. Por eso hay que pensar en solucionar cuánto antes la situación actual. Irse sería la medida más drástica, pero hay plantas que ya trabajan menos horas, que para cuando la electricidad es más cara. Cuando los precios son prohibitivos tienes que parar“, sentencia Fernando Soto.

Avatar