Solo los inversores hoteleros miran a Barcelona (y no es por Colau)

La capital catalana se convierte en la ciudad favorita de los inversores a pesar de las políticas restrictivas de la alcaldesa

El hotel Majestic de Barcelona.

A pesar de la política beligerante con el turismo mantenida por Ada Colau, Barcelona es ahora mismo la ciudad europea más atractiva para la inversión hotelera por delante de Londres, París y Ámsterdam, según un informe de Cushman & Wakefield. En las últimas semanas se cerraron numerosas operaciones en el sector, motivadas en parte por el descenso de precios que ha provocado la pandemia tras años sin emitirse nuevas licencias.

Para el socio y codirector de Cushman & Wakefield Hospitality, Albert Grau, estos resultados demuestran que Barcelona y Madrid (séptima) ofrecen, por diferentes razones, «condiciones atractivas» para los inversores.

El segmento del lujo está liderando la inversión en Madrid, mientras que, en Barcelona, la pandemia «ha reanimado el interés por los activos mejor ubicados que antes estaban en precios muy altos lo que dificultaba el cierre de operaciones».

Una de las conclusiones del informe es que el mercado se muestra muy activo, ya que el 40% de los inversores asegura que su estrategia ha cambiado hacia una posición más compradora que antes de la covid-19.

No solo hoteles, los apartamentos turísticos también son más atractivos

Por tipología de establecimientos, los ‘resorts’ vacacionales han ganado atractivo para el 70% de los inversores tras la pandemia, porque se prevé una recuperación más rápida de este tipo de activos, mientras que los inversores encuentran menos interesantes los hoteles especializados en turismo de congresos y convenciones o ubicados en entornos aeroportuarios.

Los edificios de apartamentos turísticos con servicios son también más atractivos para un 60% de los entrevistados, que valora su resiliencia durante la pandemia y la flexibilidad que ofrecen para cambiar al sector de alquiler a medio y largo plazo.

El análisis de hoteles según su tipología de precios apunta a que los inversores consideran que los hoteles económicos son los que más mejoran su interés por la pandemia.

Los inversores son optimistas con la recuperación turística

Así, Grau apunta a que los inversores valoran que, con una buena gestión, estos establecimientos alcanzan una buena rentabilidad y no se ven tan afectados por los ciclos negativos y «el hecho de que su estructura de costes sea muy ajustada» les permite «adaptarse mejor» a situaciones extremas.

A pesar del impacto de la pandemia, los inversores son optimistas sobre el futuro del sector a largo plazo y el 40% de los encuestados tiene la intención de comprar más hoteles, mientras que el 29% piensa seguir con su actividad inversora como antes de la pandemia y solo el 21% de los inversores planea reducir su actividad de compra.

Respecto al precio de las transacciones, el 59% de los inversores espera rebajas de entre un 10% y un 20% respecto a los precios de compraventa de 2019.

Avatar