Telefónica salva las cuentas en España por el impacto de la fusión Orange-MásMóvil

La consolidación juega a favor de los intereses de Pallete, algo por lo que ha abogado en público

Telefónica

Sede de Telefónica

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha sido uno de los grandes defensores de la fusión entre Orange y MásMóvil y, en concreto, en que se lleve a cabo sin exigencias regulatorias. Su discurso, al principio algo sorprendente, se ha visto respaldado en la presentación de sus cuentas trimestrales. Compañías más grandes, menos ‘guerra comercial’. La ecuación perfecta.

El operador azul ha mostrado al mercado los resultados financieros de los primeros tres meses del año. En su conjunto, la compañía presenta una mejoría a nivel de ingresos. Y aunque el beneficio no es comparable por los extraordinarios imputados en 2022, la fotografía global es de mejora.

Algo que va en paralelo en el mercado español, donde Telefónica ha aumentado los ingresos, aunque tímidamente, y, sobre todo, ha conseguido frenar la sangría de clientes que llevaba instalada en el operador azul desde hacía muchos trimestres. Una situación que, según explican a ECONOMÍA DIGITAL en fuentes del mercado, nace con el enfriamiento de la denominada ‘guerra comercial’ que existe en el sector.

Es decir, la presión por conseguir clientes se mantiene. Y la lucha de marcas por aumentar la base de usuarios también. Pero se ha dejado notar, bastante, que Orange y MásMóvil estén en ‘modo fusión’. Ambas compañías llevan meses diciendo que su operativa no ha cambiado, pero la realidad en cuanto al porcentaje de portabilidades no miente: se ha perdido la locura de trimestres pasados.

Así, aunque naranjas y amarillos sigan con su agenda, como ha sido el reciente acuerdo energético con Naturgy, que MásMóvil no tenga el mismo ansia comercial que en el último lustro es lo que ha servido a Telefónica para controlar su base de usuarios.

Telefónica se mantiene

Los ingresos en España han pasado de 3.079 M€ a 3.088 M€ en el Q1 de 2023. Es decir, se trata de algo simbólico. Lo realmente importante es que tras 12 trimestres consecutivos, por fin ha vuelto a crecer en el saldo neto de clientes de banda ancha fija.

En este segmento, la compañía reporta un aumento de cerca de 30.000 clientes con respecto al año pasado. Algo que replica en el segmento móvil, donde además existe un excelente comportamiento en las conexiones M2M (IoT); y en también se ha aumentado la base de clientes de fibra (+ 80.000).

Y no solo eso. La rentabilidad media por cliente (Arpu) ha vuelto a subir. En el primer trimestres de 2022 esta cifra se situaba en 91,1€, y en los primeros meses de este ejercicio se ha elevado a 92,6€. Básicamente, significa que la compañía consigue que los clientes paguen más. Todo ello, además, en mitad de una revisión de tarifas y promociones que ha dejado el nuevo porfolio del operador tras la llegada de miMovistar en sustitución de los planes Fusión.

La fusión de fondo

Esta recuperación de sensaciones por parte de Telefónica solo se puede entender con el contexto que vive España en estos momentos. La fusión entre Orange y MásMóvil y, lo que es más importante, la sensación de intranquilidad que hay dentro del sector, provoca que todos los ‘players’ estén a la espera de que suceda algo.

El único que se encuentra fuera de este contexto es Digi, que ha seguido ‘robando’ clientes a todas las compañías, y que prevé no detenerse. Pero Vodafone España está calmada, repensándose a sí misma; mientras que los dos fusionados tienen líos en Bruselas.

Raúl Masa

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp