Vecinos de una urbanización de Madrid se revuelven contra Mercadona

Los grandes almacenes quieren transformar el supermercado de la zona en un centro logístico, con el consecuente incremento del tráfico

Imagen exterior de un establecimiento de Mercadona

Imagen exterior de un establecimiento de Mercadona

En el camino hacia la venta online, Mercadona decidió que debía convertir algunos de sus supermercados en centros logísticos para poder atender a las compras que se realizan por internet. Uno de estos inmuebles afectados es el que se ubica en la urbanización El Bosque, en Madrid, y que ha puesto en pie de guerra a los vecinos por el temor al auge del tráfico de furgonetas que se producirá en sus calles.

Los vecinos denuncian el oscurantismo de Mercadona cuando les atiende. En una conversación con Telemadrid, la directora de comunicación aseguró: “Esto no es un centro logístico, no va a ser un centro logístico ni va a ser un centro de distribución”.

No obstante, en las reuniones con ellos, el equipo de Mercadona sí dijo que la “sala coordinador colmena” que figura en el proyecto del Ayuntamiento toma el nombre del centro logístico ubicado en el polígono industrial de Getafe, que dirigirá ambos espacios.

La empresa quiere montar en El Bosque un centro como los que ya tiene en los polígonos industriales de Vara de Quart (Valencia), Zona Franca (Barcelona) y Los Gavilanes (Getafe). En la localidad, la infraestructura es ahora mismo un supermercado colindante con el Colegio Ágora, en una zona donde residen 6.500 personas.

Desde el mes de septiembre, y ante los preparativos para el cambio de uso del local, ya circulan “tráileres de gran tonelaje” para asegurar el abastecimiento. “Algunos incluso a las 3.00 de la madrugada”, denuncian los vecinos. Y es que el negocio logístico trabaja durante buena parte de la noche: el centro funciona desde el domingo a las 22.30h hasta el sábado a las 23.30h. Allí los pickers preparan los pedidos que reparten a hogares de hasta 20 kilómetros de distancia.

Mercadona incrementa el ritmo de su colmena

Además, Mercadona incrementará la capacidad de la colmena hasta los 25.000 pedidos al mes: 800 al día. “A las 6.30h ya cargan los carros en el aparcamiento al aire libre, lo que genera ruidos y molestias a los vecinos, y los trayectos no terminan hasta las 22.00h”, denuncian.

Con ello, los habitantes de El Bosque lamentan el auge de la contaminación que se producirá porque los vecinos irán a hacer la compra a otros supermercados junto con el incremento de tráfico de furgonetas y tráileres. “También subirá el ruido por las labores de carga y descarga”, avisan.

Pero el foco del problema no está solamente en la salud medioambiental de la zona, también lo está en la seguridad. Según los vecinos, con el nuevo centro logístico, crece el riesgo para los niños del colegio colindante y los abundantes ciclistas que pasean por la urbanización.