Air Comet, en la cuerda floja por la falta de liquidez de Marsans

Sin título

22 de abril de 2009 (10:35 CET)

La división aeronáutica del Grupo Marsans, propiedad de Gerardo Díaz Ferran, presidente de la CEOE, y Gonzalo Pascual, que además ejerce la presidencia de la compañía, atraviesa por un momento muy delicado, pese a que en sus campañas publicitarias sigue ofreciendo ofertas y facilidades a sus viajeros como si nada pasara.

El largo litigio que Marsans ha mantenido con el gobierno argentino por la nacionalización de Aerolíneas Argentinas (antes de su propiedad) le ha provocado graves problemas de liquidez que han acabado repercutiendo en Air Comet, su aerolínea española. La compañía no sólo debe, al parecer, sueldos desde enero, sino que además ha sido expulsada de la Asociación del Transporte Aéreo Internacional (IATA, en sus siglas en inglés) por impago de la cuota correspondiente.

Según ha podido saber ED, los trabajadores de Air Comet no cobran desde el mes de enero, mientras que en diciembre ya no les pagaron las horas extras. A la falta de pago, se suma la falta de información, ya que la compañía no se ha puesto en contacto con los empleados para detallarles su situación. En Air Comet, presidida por Ignacio Pascual, no existe comité de empresa.

Además, el 17 de febrero, la IATA decidió suspender a Air Comet como miembro de esta organización por el impago de 2.934.000 euros correspondientes al cierre de la tercera liquidación de enero. La compañía replicó diciendo que nunca había sido miembro de IATA, pero que sí se había dado de baja de la Clearing House de la IATA, el sistema de compensación de facturas entre aerolíneas.

Algunas fuentes denuncian que Air Comet debe también algunos pagos de mantenimiento o combustible en aeropuertos extranjeros, como el de Bruselas o los de Londres. Por ello, y para evitar que las autoridades competentes pudieran inmovilizar o ejercer algún algún otro tipo de acción sobre las aeronaves por impago, la compañía podría haber decidido compartir códigos de vuelo con Air Europa.

Los responsables de comunicación de Marsans, de quienes depende también Air Comet y a quienes dirige el personal de la aerolínea, sólo han atinado a contestar, en primera instancia, que la aerolínea no pertenecía al grupo. Posteriormente, han aceptado lo evidente pero han afirmado que este es un tema del que hay que hablar con Air Comet.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad