El fundador del grupo Alibaba, Jack Ma, responde a las preguntas de los periodistas durante la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), en Ginebra, Suiza. EFE/Valentin

Alibaba delata las vías de agua que hunden la banca tradicional

stop

El fondo asociado a la plataforma de pagos de Alibaba, Ant Financial, ya gestiona más dinero que cualquier banco tradicional con su negocio minorista

Economía Digital

El fundador del grupo Alibaba, Jack Ma, responde a las preguntas de los periodistas durante la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), en Ginebra, Suiza. EFE/Valentin

Barcelona, 03 de mayo de 2017 (12:15 CET)

El mayor negocio en banca minorista del mundo no está en manos de una entidad financiera propiamente dicha. Una cifra, 165.600 millones de dólares, retrata la gravedad del problema que ha de afrontar la banca tradicional. Este es el capital que gestiona Yu’e Bao, el depósito de ahorros del gigante chino del comercio electrónico Alibaba, que ha aprovechado el tirón de las compras on line en el país asiático para crear un auténtico imperio.

Yu’e Bao, cuya traducción sería el "botín sobrante", es donde los clientes de Alibaba guardan el dinero con el que cuentan en Ant Financial (antes conocido como Alipay), la filial de pagos de Alibaba. A cambio, éste les ofrece rentabilidades cercanas al 4%, muy superiores a las de los bancos tradicionales. Con estas credenciales, Yu’e Bao ha conquistado el enorme mercado de ciudadanos chinos que utilizan Internet para realizar cualquier tipo de compra, desde un nuevo televisor hasta el taxi de turno o un regalo de última hora.

Y así ha rebasado al fondo de ahorros del banco estadounidense JP Morgan (150.000 millones en cartera), hasta ahora considerado como el mayor del mundo. “Como Ant Financial tiene tantas cuentas individuales, dispone del poder para negociar con los bancos mejores tasas de interés”, explica Peter Alexander, de la consultora especializada Z-Ben Advisors.  

Alibaba: su fondo de ahorros ya ha rebasado al del banco estadounidense JP Morgan

La explosión del negocio financiero de Alibaba está íntimamente ligada a la crisis de las entidades tradicionales, con múltiples vías de agua abiertas. Los bajos tipos de interés que reinan en el mercado estrechan los márgenes de rentabilidad que la banca ofrece a sus clientes particulares. Además, el nuevo consumidor, mucho más digitalizado, no tiene reparos en gestionar su dinero bajo las mismas marcas con las que compra en Internet o llama por teléfono, lejos de las oficinas bancarias tradicionales.

El crecimiento tan acelerado de un fondo de esta magnitud podría despertar recelos en algunos. Otras voces, sin embargo, sostienen que la ausencia de grandes inversores en este fondo minimiza los riesgos de una descapitalización masiva, explica Li Huang, analista de Fitch radicado en Shangai. 

De la tecnología a las finanzas

La irrupción en este mercado de Alibaba no es un verso suelto. Otras firmas tecnológicas como el fabricante de teléfonos inteligentes Xiaomi y Tencent, el conglomerado líder en servicios de Internet y telefonía en China, ya ofrecen servicios de ahorros a sus clientes, además de otros productos financieros para gestionar su patrimonio. Al margen del gigante asiático, las grandes tecnológicas globales como Apple, Samsung, Google o, más recientemente Facebook, trabajan desde hace años con plataformas de pago propias, aunque sin adentrarse, por ahora, en la gestión de ahorros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad