Un empleado usa un iPhone de Apple para mostrar a la prensa cómo pagar mediante el servicio de Apple Pay en Pekín, China, el 17 de febrero de 2016. REUTERS/Damir Sagolj

Apple Pay prepara el desembarco en España para enfrentarse a la banca

stop

American Express se erige como el operador favorito de la marca para expandir su sistema de pagos electrónicos

David Placer

Un empleado usa un iPhone de Apple para mostrar a la prensa cómo pagar mediante el servicio de Apple Pay en Pekín, China, el 17 de febrero de 2016. REUTERS/Damir Sagolj

Madrid , 02 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

Apple Pay prepara su primera gran batalla con la banca española para robar parte del mercado de los pagos con tarjeta de crédito en los comercios. El consejero delegado de Apple, Tim Cook, acaba de confirmar que la marca desplegará en España el sistema de pago a través del móvil que tanto temen (y, en ocasiones, obstaculizan) los bancos locales.         

Desde el lanzamiento del iPhone 6 el año pasado, Apple trabaja sin descanso para expandir en todo el mundo un sistema de pago en los comercios a través del móvil con cargo a las cuentas bancarias de los usuarios.         

Se trata de una amenaza directa para el negocio de los pagos electrónicos, un mercado que supuso el año pasado más de 112.000 millones de euros y con un crecimiento del 5% interanual, según los datos del Banco de España.  

¿Cómo se paga?

Los últimos teléfonos móviles del fabricante incorporan la tecnología NFC, que contienen las tarjetas de crédito tradicionales y que permiten los pagos con los datáfonos contactless. Es decir, el teléfono se convierte, en sí mismo, en una tarjeta de crédito.         

Los bancos tradicionales han pedido a Apple que abra el sistema de pago de sus móviles, Apple Pay, para evitar que el gigante tecnológico comience a robarles parte del mercado del pago electrónico.

Apple necesita un socio para hacer posible que su teléfono se asocie a las cuentas bancarias de los usuarios, pero se ha negado a abrir su chip NFC a los bancos. En Australia mantiene un litigio con las entidades financieras que ha llegado a los tribunales, pero el gigante tecnológico se ha impuesto al instalar su sistema de pago en 12 países.         

Los bancos se niegan a pagar peaje a Apple para que sus tarjetas de crédito ingresen a Apple Pay y sospechan que las intenciones del fabricante es desplazarlos del mercado de pago electrónico en el largo plazo.

Las comisiones         

Aunque Apple no ha hecho públicas sus cifras de este negocio, en el sector bancario se especula que cobra una comisión de 15 céntimos por cada 100 dólares comprados con su plataforma, es decir, una comisión del 0,015%.         

El sistema de pago ha entrado en Japón y Australia con American Express, una marca que no termina de cuajar en muchos países y que ha visto en la sociedad con Apple una excelente palanca de crecimiento. Fuentes cercanas a la compañía dan por hecho que las negociaciones entre Apple y American Express están avanzadas para extender la alianza en España.

El dique de contención         

Los planes de Apple para entrar en España se han retrasado, aunque la compañía ha sido hermética en los motivos. Pero la banca ya da por hecho su entrada y se ha apresurado a adelantarse con el lanzamiento de una aplicación para permitir las transferencias gratuitas entre usuarios móviles.         

La banca española anunció hace pocas semanas el lanzamiento de Bizum, un producto creado en conjunto entre 16 entidades bancarias entre las que destacan Caixabank, Santander y BBVA. Los creadores esperan que la aplicación sirva como dique de contención ante el huracán Apple Pay.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad