Anticipa renegocia 3.000 hipotecas en su primer año de vida

stop

Eduard Mendiluce, consejero delegado del gestor inmobiliario, hace balance de los primeros doce meses al frente de la cartera crediticia procedente de Catalunya Caixa

El consejero delegado de Anticipa, Eduard Mendiluce, en un acto en Esade. / ESADE

Barcelona, 19 de julio de 2016 (01:00 CET)

En julio de 2014 Anticipa Real Estate se hizo con la gestión de la mayor cartera de hipotecas vista hasta la fecha en el mercado español. Cerca de 40.000 créditos, muchos de ellos en dificultades y con un capital pendiente de cobro que entonces fue valorado en 6.400 millones de euros.  

Dos años después de la compra, Eduard Mendiluce, consejero delegado de Anticipa, atiende a Economía Digital y hace balance de una operación, tildada por algunos como oportunista, pero que él defiende sin tapujos: "Es una operación a largo plazo y no exenta de riesgo. Hay mucha historia que desmitificar detrás de esta cartera".

2.400 daciones en pago

La realidad de estos créditos sigue siendo de lo más diversa. Del total de hipotecas adquiridas, Mendiluce cifra en un 75% las que "pagan con dificultad o no pagan". En ellas las situaciones son múltiples y complejas, aunque todas ellas tratan de resolverse de manera individualizada, sostiene.

Según las cifras que maneja la entidad, en un año --hasta abril de 2015 no se selló definitivamente una operación liderada por el fondo estadounidense Blackstone, principal accionista de Anticipa-- han otorgado la dación en pago (condonación de la deuda tras la entrega de las llaves) a 2.400 familias en dificultades. Mientras que en otros 600 casos han renegociado la hipoteca, de manera que los titulares de la vivienda pudiesen afrontar su pago.

Gestión caso por caso

Mendiluce marca distancias con la manera de hacer de los bancos e insiste en que su primer objetivo es "entender la situación" que hay detrás de cada hipoteca. Para ello, desde Anticipa no escatiman en recursos y personal. En total, cuentan con 150 personas encargadas de gestionar por vía telefónica o, cuando la situación lo requiere, mediante reuniones presenciales, los créditos conflictivos.

En los casos más extremos y, como solución última, aparece la salida del alquiler social a través de las administraciones públicas. "Más de 150" en los últimos doce meses, explica el directivo. Sin embargo, aquí se encuentran con otra dificultad: los obstáculos para tramitar estas ayudas en las administraciones públicas.

Acuerdos con ayuntamientos

Mendiluce se refiere, también, a los problemas que desde Anticipa han encontrado para sellar acuerdos con ayuntamientos en materia de realojo o de viviendas públicas. Alternativas habitacionales a las que trasladar familias en situación de riesgo. "Sector privado y administraciones públicas deben colaborar en los casos más sensibles", señala. 

A ello hay que añadir otro factor que ha resultado clave en los últimos años. Los recortes y restricciones presupuestarias han menguado cada vez más las partidas dirigidas a vivienda pública y alquiler social. 

Compra de nuevas carteras

De cara al futuro, la apuesta de Anticipa por la recuperación del mercado inmobiliario es clara. En ella va implícito el cambio casi cultural que España ha vivido en los últimos años, con un aumento continuado de la demanda de viviendas en alquiler. De la actual cartera de inmuebles saldrá al menos una parte de la oferta en la que pretenden basar su negocio.

A ello habrá que añadir las "carteras relevantes" de vivienda que lleguen al mercado en los próximos meses. Y por las que Anticipa pretende pujar de manera decidida, aseguran desde la entidad. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad