Del euríbor al tipo fijo: así son las hipotecas en España (y así eran)

Así son las hipotecas tras la nueva ley (con y sin euríbor)

stop

Varias entidades financieras han mejorado sus ofertas hipotecarias

Barcelona, 06 de julio de 2019 (13:36 CET)

Tras su entrada en vigor hace algo más de dos semanas, la mayoría de las entidades financieras ya han adaptado sus hipotecas a la nueva Ley Reguladora de los Contratos de Crédito Inmobiliario. Ya sea con una bajada de los tipos fijos o exigiendo la contratación de menos productos combinados para poder conseguir un interés reducido los principales cambios han mantenido la guerra de hipotecas fijas. 

Se mantiene la guerra de hipotecas fijas

Desde HelpMyCash.com destacan que la aplicación de la nueva normativa no ha enfriado la guerra de hipotecas fijas que se inició en marzo. De hecho, tras su entrada en vigor, varios bancos han decidido rebajar todavía más los intereses de estos productos. El último en hacerlo ha sido MyInvestor, cuya Hipoteca Tipo Fijo se ha abaratado del 1,79% al 1,59% a 15 años, del 1,99% al 1,79% a 20 años y del 2,20% al 1,89% a 25 años.

Bankinter es otro de los bancos que ha aprovechado la entrada en vigor de la ley para abaratar su hipoteca fija y la de Coinc, una de sus firmas online. En concreto, el interés de estos productos baja del 1,90% al 1,89% a 20 años, del 2,10% al 1,94% a 25 años y del 2,20% al 1,99% a 30 años. Ibercaja y Caixa Guissona, por su parte, también han reducido el interés de sus préstamos a tipo fijo entre 0,10 y 0,25 puntos porcentuales.

Asimismo, los expertos recuerdan que BBVA hizo lo propio unos pocos días antes de que empezara a aplicarse la nueva regulación. En este caso, el interés de su hipoteca fija se redujo del 1,85% al 1,60% a 15 años, del 2,05% al 1,80% a 20 años, del 2,20% al 1,95% a 25 años y del 2,40% al 2,15% a 30 años.

Menos productos vinculados a la hipoteca

Varias entidades financieras han mejorado sus ofertas hipotecarias por otra vía: reduciendo los productos combinados que hay que firmar para hacerse con el interés más bajo. Uno de los casos más representativos es el de Kutxabank, que ya no exige usar una tarjeta ni firmar un seguro de vida para conseguir sus hipotecas con la máxima bonificación. Actualmente, exige domiciliar la nómina, suscribir su seguro multirriesgo y aportar al menos 2.000 euros anuales a uno de sus planes de pensiones.

CaixaBank y Banco Sabadell también han seguido una política parecida. Con el primer banco ya no hay que mantener un saldo mínimo anual de 25.000 euros en productos de inversión para acceder a un mejor interés, aunque sí hay que domiciliar la nómina y los recibos, usar una de sus tarjetas, firmar sus seguros de vida y hogar y contratar un servicio de alarmas. El segundo, en cambio, mantiene sus productos combinados (nómina y seguros de hogar, vida y protección de pagos), pero ya no exige que los seguros de vida y protección de pagos sean de prima única financiada.

Y para terminar, Triodos Bank ha eliminado todos los productos combinados de su hipoteca variable y su hipoteca mixta: la domiciliación de la nómina y de los recibos, los seguros de vida y hogar mediados y las tarjetas de débito y crédito. Exige, sin embargo, contratar obligatoriamente un seguro de daños y otro de vida, aunque permite firmarlos con cualquier compañía.

¿Se mantendrá este escenario hipotecario?

La mejora de las ofertas hipotecarias choca con las previsiones del Banco de España, que vaticinaba que la entrada en vigor de la nueva ley encarecería las hipotecas. Sin embargo, muchos bancos ya aplicaron algunas de las medidas de la normativa durante el primer trimestre; momento en el que sí aprovecharon para subir los intereses de estos préstamos.

Asimismo, es probable que la guerra de precios en el sector de las hipotecas fijas se alargue durante unos meses más. Y es que se prevé que el euríbor siga bajo cero hasta 2021, así que es lógico pensar que la banca mantendrá atractivos estos productos para incentivar su contratación y conseguir así unos mayores ingresos que con las hipotecas variables.

La ley acaba de entrar en vigor y puede que aún sea pronto para saber cuál será su efecto real de la nueva ley hipotecaria sobre el mercado a corto y medio plazo. Habrá que esperar dos meses, cuando el Banco de España presente los datos oficiales sobre el precio de las hipotecas formalizadas en el mes de junio, para conocer cómo han cambiado estos productos tras la aplicación de la nueva normativa.

No obstante, la misma institución, presidida por Pablo Hernández de Cos, advirtió hace unos días de que ya se notaba cierto encarecimiento de las hipotecas nuevas incluso antes de la entrada en vigor de la ley. Según el Banco de España, en abril el interés medio de los créditos para comprarse un piso o una casa subió 30 puntos básicos, el nivel más alto desde noviembre de 2015.

La causa de este repunte, todavía pequeño, es que los bancos se hayan adelantado a una ley que conocían de sobra desde hacía meses y hayan optado por subir los intereses para cubrir el coste que tienen que asumir por el pago del impuesto de actos jurídicos documentados y los gastos de formalización de la hipoteca. Veremos en los próximos meses cómo evoluciona el sector.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad