Sede de Banco Madrid

Banco Madrid se desmarca de BPA: "Son dos entidades independientes"

stop

Convoca un consejo urgente para poner en marcha los procedimientos necesarios que faciliten la inspección del Banco de España y revisará los protocolos internos

desde Madrid, 11 de marzo de 2015 (13:56 CET)

Banco Madrid tiene hoja de ruta para desmarcarse de la crisis abierta en Andorra tras la intervención por el Gobierno de su matriz, BPA. La franquicia española ha remarcado este miércoles que "son dos entidades absolutamente independientes" que desarrollan la actividad en marcos regulatorios diferenciados (España y Andorra).

El grupo subraya que dispone de consejo de administración independiente y que su balance y capital están aislados y "sujetos a la supervisión del Banco de España". Según una nota, BPA no accede a los recursos propios de su filial. "Banco Madrid sigue gestionando con total normalidad la operativa bancaria y cuidando los intereses de sus clientes", recuerdan sus portavoces.

Consejo extraordinario

Este miércoles se reunirán los órganos de gobierno de Banco Madrid para "adoptar las decisiones necesarias que pongan en marcha los procedimientos internos para colaborar con la actividad inspectora de los interventores del Banco de España". El grupo está convencido de que saldrá fortalecido.

Los trabajos de los inspectores nombrados por el gobernador Luis María Linde "pondrán de manifiesto el cumplimiento de la legislación y la normativa vigente por parte de la entidad". De hecho, y a la espera de que el consejo de administración decida medidas adicionales, el banco ha activado un equipo específico de empleados que "colaborará con la actividad inspectora".

Acusaciones contra BPA

El Banco de España decidió este martes curarse en salud y actuar en Banco Madrid tras las acusaciones de blanqueo en BPA vertidas por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos (EEUU). El informe emitido desde Washington señala, sin embargo, que la presunta actividad delictiva se concentra en la sede central de BPA, en Escaldes-Engordany, y que "no afecta a las filiales internacionales".

El Gobierno andorrano tardó menos de 24 horas en actuar en BPA por indicaciones de EEUU. En los próximos 60 días los interventores buscarán las pruebas que reclama el Ejecutivo estadounidense, que acusa al grupo financiero de blanquear capitales procedentes del crimen organizado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad