El presidente del Banco de Sabadell, Josep Oliu y el consejero delegado, Jaime Guardiola. EFE/Andreu Dalmau
stop

El banco español reduce un 5% en un año el número de empleados de su banco británico, como primer paso para una reestructuración más profunda

Cristina Triana

Economía Digital

El presidente del Banco de Sabadell, Josep Oliu y el consejero delegado, Jaime Guardiola. EFE/Andreu Dalmau

Madrid, 06 de noviembre de 2019 (04:55 CET)

Banco Sabadell no está esperando al nuevo plan estratégico de TSB para comenzar a aligerar la plantilla de su filial británica. Jaime Guardiola, consejero delegado del banco español, adelantó hace unas semanas que su filial de Reino Unido tendrá que hacer un esfuerzo en costes y esos sacrificios parece que ya han comenzado. En la nueva hoja de ruta del británico, que presentará el 25 de noviembre en Londres, más de dos meses antes del brexit, debería dar más detalles.

Durante los nueve primeros meses del año, el Banco Sabadell ha asumido 25 millones en costes de reestructuración de su filial británica (15 millones en el tercer trimestre). Aunque, por el momento, la entidad no ha comenzado a reducir el número de oficinas de TSB de forma significativa -en doce meses solo ha cerrado cuatro, apenas un 1% de su red en Reino Unido-, sí que está aplicando la tijera a la plantilla. 

Así, entre septiembre de 2018 y el mismo mes de 2019, la entidad habría reducido algo más de un 5% la nómina de TSB, lo que habría supuesto la salida de 413 trabajadores. Este ritmo de bajas supera ligeramente al registrado por el conjunto del grupo en el mismo periodo, que redujo su fuerza laboral un 4%, hasta los 24.997 empleados (7.795 son de TSB).

Banco Sabadell retira las medidas anticrisis 

Banco Sabadell fichó como consejera delegada a Debbie Crosbie a finales de mayo, después de la crisis vivida por los fallos en la integración tecnológica, que supuso un duro golpe para sus resultados de 2018. Tras el ajuste, que conllevó la puesta en marcha de medidas comerciales específicas en TSB,  que han sido retiradas, Banco Sabadell espera que este ejercicio, TSB tenga un impacto nulo en la cuenta de resultados, para que empiece a sumar a partir de 2020 y uno de los caminos es ajustar su eficiencia.

A 30 de septiembre, la productividad de TSB estaba muy lejos de la de Sabadell en España. Sin el británico, la eficiencia del banco es el 46,09%, pero incluyéndolo en su perímetro, avanza hasta el 54,13% (cuánto más elevado es este indicador, peor es). Esta diferencia es la base sobre la que Guardiola argumenta la necesidad de ajustar costes en Reino Unido.

El otro campo sobre el que se esperan novedades el 25 de noviembre es el del negocio. En los últimos meses, TSB ha ido incorporando productos que se salían de lo que tradicionalmente había sido su especialidad - las hipotecas- para captar cuentas corrientes digitales (ha lanzado varios productos enfocados a jóvenes) e incorporar el negocio de pymes, en el que históricamente el banco ha sido especialmente activo.

En este sentido, después de desistir en primavera de la compra de la cartera de pymes de Royal Bank of Scotland, el Sabadell ha buscado otras alianzas para mejorar su gama de producto para el colectivo de pequeños negocios. Concretamente, en septiembre anunció un acuerdo con la fintech Square, para facilitar sistemas de pago a estos clientes. Asimismo, está lanzando campañas comerciales para ampliar su base de usuarios en este segmento.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad