BBVA relaja la alarma por el impacto del salario mínimo

BBVA alerta de que las empresas han pagado todo el coste del SMI

stop

BBVA mantiene la previsión de pérdida de creación de hasta 75.000 puestos de trabajo en 2019, pero dice que el impacto del alza del SMI es moderado

Barcelona, 17 de julio de 2019 (16:30 CET)

Después de que en febrero BBVA alertara de que la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) podía condicionar negativamente la economía, la entidad relaja ahora la alarma por el impacto del alza salarial en vista de que lo están asumiendo los empresarios y no se está trasladando a los precios finales. La entidad no es optimista, pero se muestra más serena respecto a una de las medidas más sonadas del Gobierno de Pedro Sánchez.

En el informe "Situación España" del tercer trimestre de 2019, BBVA Research admite que "las repercusiones del incremento del SMI desde enero sobre el empleo están siendo limitadas", con un ligero descenso en la afiliación a la Seguridad Social entre los jóvenes, los ocupados en actividades de servicios con sueldos tradicionalmente bajos, y los residentes de Murcia, Extremadura, Canarias y Andalucía.

No obstante, la entidad mantiene la previsión de la pérdida de creación de empleo de entre 20.000 y 75.000 puestos de trabajo en 2019, consecuencia de la subida salarial implementada por el Ejecutivo de Sánchez, tras un acuerdo con sus socios de Podemos. Pero también descarta "un flujo hacia el trabajo por cuenta propia desde el empleo asalariado como consecuencia del aumento del SMI".

El responsable de Análisis Económico del banco español, Rafael Doménech, matizó que aún es una "incógnita" saber cuánto tiempo más van a continuar los empresarios absorbiendo el impacto del SMI en la creación de empleo, razón por la que BBVA Research considera que el alza no ha sido tan desastrosa como se esperaba al momento de su formalización.

El impacto negativo del SMI llegará en 2021

La subida del SMI ha tenido algunos efectos moderados, como una desaceleración de la creación de puestos de trabajo en aquellos colectivos más vinculados al salario mínimo, como el comercio o la hostelería. Además, el número de afiliados menores de 30 años en el primer semestre de 2019 descendió el 0,8% con respecto al segundo semestre de 2018.

No se observa, sin embargo, un flujo hacia el trabajador autónomo desde el empleo asalariado como consecuencia del aumento del SMI, según recoge el informe. "De hecho, la evolución del número de cotizantes al régimen general de la Seguridad Social potencialmente más afectados por la subida del SMI es similar a la del total de afiliados", dice el documento.

De todas formas, el impacto puede ser leve en el corto y mediano plazo, pero todo indica que será más duro en el largo plazo. "Desde mediados de 2021, las repercusiones negativas sobre el nivel de empleo superarían a las positivas sobre los salarios, excepto si el crecimiento de la productividad compensa el repunte de los costes laborales", avisa BBVA.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad