Sánchez exprimirá a las empresas con 4.500 millones más para pensiones

España se queda sin viento de cola por Donald Trump y Pedro Sánchez

stop

El Banco de España ve serios riesgos para la economía en la guerra arancelaria y en la debilidad parlamentaria de Pedro Sánchez

Barcelona, 27 de junio de 2018 (14:19 CET)

La economía española creció el 0,7% entre abril y junio, en línea con la tasa de los tres trimestres anteriores, y lo hizo gracias a la demanda interna.

Así lo indica el último boletín económico del Banco de España (BdE), que refleja el contraste entre la tasa de crecimiento del PIB del país respecto al de la zona del euro, que apenas creció el 0,4% en el primer trimestre, a falta de conocerse los datos del segundo trimestre.

La contribución de la demanda interna al crecimiento económico trimestral de España se eleva una décima, hasta el 0,7%, mientras que la demanda externa no aporta nada al alza de la economía, según el organismo.

Dentro de la demanda interna, destaca el avance del consumo de las familias (+0,6% respecto al trimestre anterior), algo que el BdE atribuye a la mejoría de las condiciones financieras y a la creación de empleo.

En cuanto a la inversión empresarial, los bienes de equipo crecieron el 1% respecto al anterior trimestre, en especial en los sectores de la industria y la energía. Este dato contrasta con la caída del 1,6% en el primer trimestre del año.

Guerra comercial en España

La aportación de la demanda exterior "prácticamente nula", en palabras del BdE, es similar a la del trimestre anterior, cuando inyectó apenas una décima al incremento del PIB.

El organismo la atribuye a la pérdida de vigor de la economía mundial "por la creciente incertidumbre asociada a la escalada de las tensiones comerciales", como la guerra de aranceles de Donald Trump con Europa y China.

Esta contención de los mercados exteriores, sumada al encarecimiento del petróleo y a la moderación del impulso expansivo de la política monetaria, moderará el crecimiento del PIB español en los próximos años, según el regulador.

La previsión de crecimiento de España para este año es del 2,7%, mientras que en 2019 la economía crecerá el 2,4% y en 2020, el 2,1%.

La fragilidad parlamentaria de Pedro Sánchez, uno de los riesgos para la economía española

Uno de los riesgos que prevé la institución supervisora son las "incertidumbres sobre el futuro de las políticas económicas domésticas".

El contexto de "configuración de fuerzas parlamentarias que puede dificultar la conformación de mayorías que impulsen la actividad legislativa", en referencia a la fragmentación en el Congreso de las fuerzas que hicieron presidente a Pedro Sánchez.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad