Blackstone y Apollo alivian al Popular con 620 millones

stop

Los fondos estadounidenses se hacen con dos carteras de créditos dudosos a pocas semanas del relevo en el banco todavía presidido por Ángel Ron

P.J.

El ex presidente del Banco Popular, Ángel Ron, durante su intervención en la última junta general ordinaria de accionistas. EFE/Paco Campos
 El ex presidente del Banco Popular, Ángel Ron, durante su intervención en la última junta general ordinaria de accionistas. EFE/Paco Campos

Barcelona, 12 de enero de 2017 (12:40 CET)

Banco Popular cambia de piñón. La entidad, que se encamina hacia un cambio en su cúpula directiva en febrero, acaba de vender dos carteras de deuda a los fondos Apollo y Blackstone por un importe en conjunto superior a 620 millones de euros.

Según adelantó este martes Voz Pópuli, el banco todavía presidido por Ángel Ron, cerró a finales de 2016 la venta de un paquete de deuda hotelera valorada en 220 millones al fondo estadounidense Apollo. A esta operación hay que unir una segunda, recogida este jueves por Europa Press, para la venta de otro paquete de promociones inmobiliarias por algo más de 400 millones, que incluye más de 750 viviendas, así como un número parecido de plazas de garaje y trasteros.

El destinatario en este caso es Blackstone, aunque su gestión correrá a cargo de Anticipa, la sociedad inmobiliaria que dirige Eduardo Mendiluce.

Mochila de la crisis

Se trata de la primera ocasión en que el Popular logra, en su estrategia de desinversión, deshacerse de activos inmobiliarios con origen en la crisis del ladrillo. Dos operaciones que llegan a escasas semanas de que Emilio Saracho tome las riendas de un banco que ha sufrido graves turbulencias en los últimos meses.

Precisamente, uno de los grandes problemas que arrastra la entidad es la gran cantidad de deuda dudosa procedente del boom inmobiliario. Con el objetivo de desligar estos créditos de su balance, el Popular está impulsando el proyecto Sunrise, a donde pretende destinar activos valorados en 6.000 millones de euros.

"El proyecto está en marcha, avanza a buen ritmo  y esperamos que se cierre durante el primer trimestre de 2017", aseguró en octubre el consejero delegado del banco, Pedro Larena. Esta especie de banco malo se ha econtrado hasta ahora sin embargo con la oposición de Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad