Caixabank afloja con el ERE: de forzoso a voluntario

stop

La entidad mantiene la cifra de 750 salidas a la espera de concretar las condiciones de los trabajadores que se adhieran al expediente laboral

Una de las torres de Caixabank en Barcelona

en Barcelona, 15 de junio de 2015 (19:41 CET)

La banca española se ha reestructurado. Y fruto de las últimas adquisiciones, algunos bancos señalan, ahora, que tienen exceso de personal. En el caso de Caixabank, la entidad que preside Isidre Fainé, planea un expediente laboral (ERE) inicial para 750 personas tras quedarse con Banca Cívica. Pero después de iniciar el proceso de negociación con los sindicatos, el banco ha aflojado, en algunos aspectos, su primera propuesta.

La principal novedad, tras el encuentro celebrado este lunes con los representantes sindicales, es que las salidas serán voluntarias. Es decir que, aquel trabajador que lo desee podrá sumarse libremente al ERE. ¿Con qué condiciones? De momento es lo que se tendrá que concretar en los próximos encuentros hasta el 29 de junio cuando se termina el período de negociación. Aunque se espera que las indemnizaciones sean lo suficientemente atractivas como para que algunos empleados se sumen de forma voluntaria al ERE.

Territorios excedentarios

La cifra, sin embargo, se mantiene inalterable: 750 personas. "El ERE afectará a aquellos territorios excedentarios como Andalucía, Navarra, Canarias y Burgos", explica el secretario general de CCOO en Caixabank, Joan Sierra.

Además, la entidad mantiene 300 traslados voluntarios de aquellos trabajadores de las localidades afectadas que quieran desplazarse a sucursales de Cataluña o de otras comunidades autónomas. "Nadie saldrá de la compañía si no quiere", apuntan fuentes que han seguido de cerca la negociación.

Otros recortes

La plantilla actual de Caixabank supera los 30.000 trabajadores. Y, además de prever la salida de unos 750, también ha planteado recortar algunos complementos salariales, una medida que ha topado con la negativa de los sindicatos. De momento, en este punto no ha habido ningún cambio, pero todavía sigue abierto el diálogo entre las dos partes.

Por su parte, CCOO subraya la necesidad e mantener los planes de jubilación en los próximos tres años, así como cubrir el déficit de personal de algunos territorios como Cataluña. "Hace falta más contratación", añade Sierra.

Pero, de momento, la postura de la empresa pasa más por adelgazar la plantilla que por aumentarla. De todos modos, el próximo 22 de junio, sindicatos y dirección de Caixabank volverán a sentarse para cerrar algunos flecos pendientes. Tienen hasta el 29 de este mes para cerrar un acuerdo. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad