El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, en su comparecencia en la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera y el rescate bancario. Foto: EFE/EN

Caixabank, Banc Sabadell y Bankinter lanzan señales de alerta a Sánchez

stop

Directivos de grandes bancos españoles avisan al Gobierno que la tasa a las transacciones restará competitividad al sector

Economía Digital

El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, en su comparecencia en la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera y el rescate bancario. Foto: EFE/EN

Barcelona, 05 de septiembre de 2018 (17:20 CET)

La banca toma aire después de la amenaza del impuesto a las entidades financieras que el Gobierno de Pedro Sánchez finalmente descartó el martes. Sin embargo, las dudas persisten. El presidente del Ejecutivo desistió de impulsar el tipo a la banca que anunció hace dos meses, pero propuso formular una tasa sobre las transacciones financieras, lo que tampoco gusta al sector.

Después de aplaudir la decisión "razonable" de tasar las transacciones financieras en lugar de poner un impuesto específico a la banca, el consejero delegado de Caixabank, Gonzálo Gortázar, demandó que Sánchez aclare bien a qué tipo de transacciones se refiere.

El "número dos" de la Caixa defiende que es necesario "desarrollar un marco para que esto sea efectivo", el que "no debería ser español, sino europeo". A Gortázar le preocupa que algunas operaciones "se vayan" a otros países en los que no exista este impuesto.

En un argumento similar se situaron los directivos de Banc Sabadell y Bankinter, que agregaron que el tipo a las transacciones financieras puede afectar a la competitividad.

Caixabank y Bankinter auguran una crisis de competitividad ante nuevo impuesto

El consejero delegado del Sabadell, Jaume Guardiola, afirmó que, dado que los movimientos de capitales son libres, España perdería competitividad con el impuesto impulsado por Sánchez porque "la gente se iría a hacer las transacciones a otros entornos".

Guardiola es defensor de que la banca necesita reconstruir la confianza y la imagen frente a la sociedad, y dice apostar por "hacer las cosas bien de forma constante" para mejorar la reputación del sector. "Es un despropósito el regocijo generalizado de algunos sectores por las sentencias contra la banca", afirmó.

Por su parte, la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Cancausa, manifestó: "Soy una entusiasta de que el Estado recaude más, pero la única forma de recaudar más de forma sostenible es si ciudadanos y empresas ganan más y no subiendo las tasas impositivas o inventado nuevos impuestos".

Al igual que sus colegas, Dancausa advirtió de que la posible aprobación de este impuesto es una amenaza para la competitividad del sector financiero español respecto a otros mercados, máxime teniendo el cuenta el futuro del brexit en el Reino Unido, "donde la City londinense puede absorber parte del negocio bursátil en detrimento de los intermediarios nacionales".

Los tres banqueros realizaron estas declaraciones y defendieron el papel de la banca en la economía española en una seguidilla de comparecencias en la comisión del Congreso de los Diputados que investiga la crisis financiera y el rescate a la banca.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad