Caixabank cierra una operación “maestra” con Barclays

stop

El grupo catalán adquiere por 800 millones un negocio de 21.600, basado en créditos de calidad y clientes premium

Caixabank adquiere el negocio minorista de Barclays España

31 de agosto de 2014 (21:42 CET)

Caixabank cierra el verano con una operación corporativa “maestra”, según las primeras impresiones del sector tras conocer la compraventa. Por 800 millones ha adquirido a Barclays el negocio español de banca minorista.

Se traspasarán 21.600 millones en activos (18.400 millones en créditos y 4.900 millones en gestión), 9.900 millones en pasivo (compuestos esencialmente por depósitos de más de 60.000 euros de media), 270 sucursales (concentradas en Madrid y Zaragoza) y 2.500 empleados. La entidad financiera registra una tasa de morosidad media muy por debajo de la general.

Problema de competitividad

Barclays tenía ganas de abandonar el sector en España. Ha sido el banco internacional de más éxito en el país, pero su negocio empezó a contraerse con la crisis. En el último lustro habría menguado el 23%, según las mismas fuentes. Por esta razón, en mayo optó por distribuir el cuaderno de venta entre los grandes del sector.

Además de Caixabank, hasta julio se contaba con el Santander como protagonista de las negociaciones. Sin embargo, el propio consejero delegado, Javier Marín, oficializaba el paso atrás en la presentación semestral de resultados.

Verano intenso

Esta decisión, tomada en el seno del mayor banco por capitalización de la zona del euro, y la adjudicación de CatalunyaCaixa al BBVA por 1.187 millones de euros, dejaba el camino despejado a Caixabank. Durante agosto se han cerrado los flecos de la operación.

El grupo catalán empezaba el verano con un cambio radical en su cúpula, que apenas ha descansado. El negocio del banco precisaba un empujón en el segmento de banca premium, justo el que ofrecían los ingleses, para hablar de tú a tú al Santander.

Crecimiento

Así lo reconoce el consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, “Esta adquisición permitirá potenciar nuestro negocio de banca personal y banca privada en España, fortaleciendo la propuesta de asesoramiento a todos los clientes”, explicó este domingo tarde. Desde Londres remarcan que la operación da un espaldarazo a sus apreciaciones: el único problema del banco en España era la escasez de oportunidades para crecer.

El consejero delegado de Barclays, Anthony Jenkins, asegura que “dejamos claro que este negocio, aunque no era central para nuestra estrategia, podía ser atractivo para otro propietario y el anuncio de hoy refleja esta perspectiva. Con Caixabank estos negocios tendrán una mayor oportunidad de crecer y prosperar”.

Ajuste de precio

Desde mañana mismo, Barclays se concentrará en España en el negocio de tarjetas, a través de Barclaycard, y la banca de gestión. Ambos son segmentos “donde tenemos una clara ventaja competitiva”, recuerda Jenkins. Desde Caixabank se asegura que el proceso de integración estará culminado en pocos meses.

“Con la unión de ambas entidades, los clientes de Barclays y Caixabank dispondrán del mejor servicio y una amplia oferta de productos”, añadió el presidente de La Caixa, Isidro Fainé. Como parte del proceso de absorción, se establece un periodo de tres meses para ajustar el precio de 800 millones. La cantidad se revisará en función del patrimonio neto que Barclays tenga el próximo 31 de diciembre.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad